Revista de Ciencia PolŪtica
Untitled Document
Revista Nº15 " INSTITUCIONES Y PROCESOS GUBERNAMENTALES"

Resumen

 

El objetivo del trabajo es realizar un an√°lisis comparativo del comportamiento de dos importantes l√≠deres en Am√©rica latina durante el periodo de sus respectivos gobiernos, Alberto Fujimori y √Ālvaro Uribe V√©lez, con el fin de identificar las semejanzas y diferencias de sus comportamientos y decisiones a lo largo de su presidencia, teniendo en cuenta el contexto de conflicto interno que poseen ambos pa√≠ses. As√≠ mismo, analizar las consecuencias de sus actuaciones basadas en el marco legal y sistema judicial peruano y colombiano.

 

 

Abstract

 

This paper will compare political behavior of two main leaders under their presidential terms, Alberto Fujimori and √Ālvaro Uribe V√©lez in order to identify differences and similarities between them in a similar context of internal conflict. Besides, this work aims to analyze the consequences of their decisions based on legal frame and Peruvian and Venezuelan judicial system.

 

 

 

 

 

 

‚ÄúPersonalizaci√≥n del liderazgo pol√≠tico en los gobiernos de √Ālvaro Uribe y Alberto Fujimori‚ÄĚ

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Por: Jennifer Gonz√°lez¬† Londo√Īo*

 

  1. Introducción:

 

La personalización de la política es un factor que influye de manera significativa en el gobierno de un país, teniendo en cuenta que ante la existencia de un líder carismático es más fácil inducir a los votantes a participar en el proceso electoral sin fijarse en elementos importantes como la ideología los planes de gobierno y la implementación de distintas políticas. En algunos de estos casos los gobernantes aprovechan su popularidad para cometer excesos en el ejercicio de sus funciones o llegar al punto de violar los derechos humanos y cometer delitos, aprovechando el seguimiento popular que generan que se incrementa con el uso de los medios de comunicación para su beneficio y que logra que la población pase por alto estas actuaciones.

 

Principalmente el objetivo del trabajo es realizar un an√°lisis comparativo del comportamiento de dos importantes l√≠deres en Am√©rica latina durante el periodo de sus respectivos gobiernos, Alberto Fujimori y √Ālvaro Uribe V√©lez, con el fin de identificar las semejanzas y diferencias de sus comportamientos y decisiones a lo largo de su presidencia, teniendo en cuenta el contexto de conflicto interno que poseen ambos pa√≠ses. As√≠ mismo, analizar las consecuencias de sus actuaciones basadas en el marco legal y sistema judicial peruano y colombiano.

 

Per√ļ y Colombia como muchos otros pa√≠ses presentan o han presentado conflictos internos a lo largo de su historia, las guerrillas de ambos pa√≠ses en su momento han sido tildadas de terroristas, esto implica la necesidad de la exigencia de un factor ¬†adicional y quiz√°s el m√°s importante para los gobernantes de estos pa√≠ses. Acabar con la guerra se convierte en el principal objetivo de los presidentes de estas dos naciones.

 

Es as√≠, como Alberto Fujimori y √Ālvaro Uribe V√©lez llegan al poder con la meta de acabar a como d√© lugar con estos grupos ‚Äúterroristas‚ÄĚ. Para comparar a estos l√≠deres es importante identificar la alta popularidad que ambos poseen en sus respectivos pa√≠ses y como en alg√ļn momento aprovecharon esto para sobrepasar algunos limites como la misma legalidad. Ambos utilizaron su carisma para cambiar a su antojo mecanismos propios del sistema de gobierno como lo son las instituciones (Congreso, Departamentos Administrativos. Ministerios), las leyes y hasta cambiar la misma Constituci√≥n para su propio beneficio (aumentar sus funciones y perpetuarse en el poder).

 

No obstante, el factor m√°s grave en el ¬†marco del uso del car√°cter personalista de su sistema electoral es utilizar su poder y¬† su popularidad para¬† actuar en contra de la ley con acciones como: la creaci√≥n de grupos paramilitares al margen de la ley y grupos de autoayuda en teor√≠a legales que trabajen a la par de las fuerzas armadas para combatir los grupos guerrilleros, el incremento de la represi√≥n ¬†estatal a tal punto de declarar a cualquier ciudadano como terrorista, utilizar las instituciones p√ļblicas para funciones diferentes a las que poseen, corrupci√≥n, clientelismo, etc. Es por esto que las violaciones de los derechos humanos por parte del Estado en estos dos gobiernos aumentaron considerablemente en estos periodos.

 

Una pregunta que surge en este contexto es ¬ŅSi las pr√°cticas de estos dos presidentes en el ejercicio de su funci√≥n de combatir el terrorismo son tan parecidas porque los efectos y las consecuencias para ambos dirigentes en t√©rminos legales son diferentes?

 

De acuerdo a lo antes expuesto llegaremos a la enunciación de la siguiente hipótesis de trabajo:

‚ÄúLa diferencia en las causas y los efectos de las actuaciones cometidas por ambos dirigentes durante sus periodos presidenciales radica principalmente en el contraste entre el sistema judicial peruano y el colombiano siendo, el sistema judicial peruano ser√≠a m√°s fuerte en el momento de evaluar y juzgar violaciones a los derechos humanos, corrupci√≥n, clientelismo y abuso de poder.‚ÄĚ

 

Marco teórico:

 

El tema general de liderazgo y personalismo pol√≠tico ser√° tratado a partir del texto de Pasquino, ‚ÄúLiderazgo y comunicaci√≥n pol√≠tica‚ÄĚ y el de Salome Berrocal ‚ÄúUna aproximaci√≥n a la nueva retorica del l√≠der pol√≠tico televisivo: acciones, cualidades y discurso‚ÄĚ. M√°s espec√≠ficamente el tema de medios y pol√≠tica ser√° tratado con base en el texto de Sartori ‚ÄúLa opini√≥n teledirigida- video pol√≠tica‚ÄĚ y Bel√©n Amadeo. El √≠tem de crisis de los partidos ser√° expuesto bajo la mirada de Freidenberg y Levitsky.

 

Por otro lado, el tema de los lideres Alberto Fujimori y √Ālvaro Uribe en general ser√° tratado a partir de los textos de Rojas Andrade, Durand y Rico. M√°s espec√≠ficamente el an√°lisis de la pol√≠tica de Fujimori se har√° con base en los art√≠culos de Mois√©s Arce, Francisco Durand y C√°ndido Monz√≥n, por su parte la pol√≠tica colombiana ejercida por Uribe ser√° estudiada a partir de los textos de Echand√≠a, Walter, Uprimny, Bechara, etc.

 

Por √ļltimo se analizaran las reformas en el marco legal, constitucional e institucional peruano y colombiano a partir de la lectura de la constituci√≥n sus reformas, los decretos emitidos por los presidentes y los cambios efectuados en el sistema de gobierno de la √©poca.

 

Liderazgo y personalismo político.

 

Con el paso del tiempo la pol√≠tica se ha convertido en algo m√°s complejo que el simple manejo de ‚Äúla polis‚ÄĚ, las figuras pol√≠ticas dejaron de ser aquellas personas notables para ser personas comunes que ten√≠an capacidades de entrar en el juego pol√≠tico debido a los disminuci√≥n de los costos de entrada, ‚Äúen la medida en que la pol√≠tica pasa a ser de masas y se nacionaliza, los notables tienden, por un lado a desaparecer; por otro, a ser absorbidos en las organizaciones partidarias que emergen y se consolidan‚ÄĚ (Pasquino, 1990, p 72). Lo anterior significa que en la medida de que la pol√≠tica cambiaba con ella se transformaba el comportamiento de los gobernantes y los pol√≠ticos en general, es as√≠ como aparece el termino de la personalizaci√≥n del liderazgo.

 

Es por esto que, para efectuar un an√°lisis comparativo de las din√°micas pol√≠ticas de los gobiernos de Alberto Fujimori y √Ālvaro Uribe V√©lez es necesario realizar una descripci√≥n te√≥rica del liderazgo y el personalismo pol√≠tico y es indispensable analizar las personalidades de las figuras pol√≠ticas teniendo en cuenta¬† la alta influencia de este factor en las decisiones y manera de gobernar de los presidentes, as√≠ mismo, se debe reconocer el impacto de la personalizaci√≥n del liderazgo en la cultura pol√≠tica, entendiendo como personalizaci√≥n ‚Äúel proceso visible de concentraci√≥n y desconcentraci√≥n del poder pol√≠tico sobre y en una persona‚ÄĚ (Roth, 1990).

 

Para empezar, es esencial definir espec√≠ficamente que es liderazgo pol√≠tico, el liderazgo en t√©rminos generales es definido como ‚Äúel conjunto de las actividades, y sobre todo de las comunicaciones interpersonales, por las que un superior en jerarqu√≠a influye en el comportamiento de sus subalternos, en el sentido de una realizaci√≥n voluntariamente eficaz de los objetivos de la organizaci√≥n y del grupo‚ÄĚ . En t√©rminos pol√≠ticos el liderazgo no es bueno ni malo en si mismo, ‚Äúsino que es un medio cuya bondad o maldad est√° dada por sus objetivos, el fin del liderazgo pol√≠tico es la cuesti√≥n crucial para determinar si favorece o no la comunidad o el grupo al que el l√≠der pertenece‚ÄĚ.

 

Para Max Weber, el liderazgo político estaba estrechamente relacionado con el carisma que lo definía como una cualidad extraordinaria y sobrenatural, sin embargo en las democracias occidentales  actuales el carisma se identifica mas con la popularidad, a los candidatos no les conviene hacerse ver como  personas superiores a los electores, por el contrario “el líder político debe presentarse como alguien corriente, no distanciado del resto. Triunfa quien representa los intereses del grupo, quien puede presentarse como parte de la mayoría" (Martín Salgado, 2002, p 86).

 

 

La importancia del liderazgo en la pol√≠tica radica en su utilizaci√≥n como herramienta para acceder al poder por parte de los pol√≠ticos, es decir ‚Äúel liderazgo pol√≠tico es un instrumento que se utiliza dentro de los limites del Estado que le permite el acceso o toma de poder a las personalidades o especialmente a los partidos pol√≠ticos en general‚ÄĚ (Vega Carballo, 1989, p 466). Como se mencion√≥ anteriormente el liderazgo pol√≠tico no es bueno ni malo, no obstante dependiendo de los objetivos de la figura pol√≠tica la personalizaci√≥n del liderazgo puede traer consigo algunos riesgos, en la pr√°ctica esto se encuentra representado en los casos estudiados de los presidentes en su momento de Per√ļ y Colombia.

 

El mayor riesgo de la personalizaci√≥n de la pol√≠tica y mas espec√≠ficamente del liderazgo, ‚Äúes la posibilidad de que la informaci√≥n pol√≠tica sea no s√≥lo manipulada, sino tambi√©n monopolizada por quienes detentan el poder pol√≠tico‚ÄĚ (Pasquino, Converse, 1985), por otro lado existe el riesgo de que ‚Äúla informaci√≥n sea homogenizada y trivializada a tal punto que desaparezca la posibilidad de elegir¬† entre diversas alternativas‚ÄĚ (Pasquino, 1990, p 83). Por otro lado, el liderazgo esta ligado intr√≠nsecamente a la autoridad, lo que significa que de la personalizaci√≥n del liderazgo podr√≠a¬† resultar en un exceso de autoridad que permitiera ejercer el abuso del poder por parte del l√≠der, el abuso de poder implica que ‚Äúel actor pol√≠tico imponga su voluntad, incluso a pesar de la resistencia, sobre otro actor‚ÄĚ.

 

Para contrarrestar estos efectos es necesario crear grupos sociales en una sociedad articulada capaces de resistir y combatir las tendencias a la personalizaci√≥n del liderazgo que trae consigo la ‚Äėespectacularizaci√≥n‚Äô de la pol√≠tica y el liderazgo sin responsabilidad que afectan la toma de decisiones y el contenido de la pol√≠tica. Es importante tener en cuenta que la personalizaci√≥n del liderazgo pol√≠tico se ve incrementada por la gran influencia del popularmente conocido cuarto poder, los medios de comunicaci√≥n, ‚Äúla aparici√≥n de los mass media como actores pol√≠ticos relevantes no hizo otra cosa que acentuar esa tendencia a la personalizaci√≥n, la aceler√≥ y, en cierto modo, la hizo espectacular‚ÄĚ (Pasquino, 1990, p 68).

 

Adem√°s de los factores anteriormente mencionados, el liderazgo pol√≠tico y su respectiva personalizaci√≥n se lleva a cabo debido a la existencia de la crisis de los partidos en la escena electoral, teniendo en cuenta que la debilidad de los partidos tradicionales favorece en cierta medida el posible aparecimiento de un l√≠der carism√°tico que represente los intereses de la poblaci√≥n y que pronuncie un¬† discurso pol√≠tico capaz de cubrir las necesidades de los ciudadanos. ‚ÄúLa crisis de los partidos en Am√©rica Latina se refleja en la existencia de numerosas organizaciones informales sin estructuras reales, as√≠ mismo la existencia de partidos clientelistas y personalistas‚ÄĚ (Freidenberg, 2007, p 542).

 

Nuevos l√≠deres en la pol√≠tica latinoamericana (Alberto Fujimori y √Ālvaro Uribe).

 

Para efectos de este trabajo comparativo donde se analiza la personalización del liderazgo de las figuras de Fujimori y Uribe, el factor de la crisis de los partidos políticos es muy importante teniendo en cuenta el contexto político, la proveniencia del líder político y la forma de ejercer la política comparada con aquellos políticos que pertenecen a partidos tradicionales. Antes de explicar específicamente la situación de los partidos y la particularidad de la personalización de su liderazgo  en estos dos países es necesario especificar el contexto en el que aparecen estos líderes latinoamericanos.

 

Como primera medida, Alberto Fujimori llega a la presidencia de Per√ļ en el a√Īo 1990 en ‚Äúun entorno plenamente neoliberal en materia econ√≥mica y donde debido a la ca√≠da del socialismo se elabor√≥ en Am√©rica un replanteamiento de la Doctrina de Seguridad Nacional propia de la Guerra Fr√≠a que se estaba llevando a cabo en ese momento‚ÄĚ (Rojas Andrade, p 2). Teniendo en cuenta, que en Per√ļ aparece uno de los grupos subversivos mas importantes de Latinoam√©rica: el Sendero Luminoso, el futuro presidente del pa√≠s deb√≠a garantizar acabar con la creciente violencia desatada por este grupo guerrillero y ninguno de los candidatos¬† de los grandes partidos (Acci√≥n Popular y Partido Aprista Peruano) se ve√≠a como este candidato.

 

Las pol√≠ticas implementadas por los partidos tradicionales para combatir a los ‚Äėterroristas‚Äô fueron infructuosas, esto sumado el pa√≠s se encontraba en una grave crisis econ√≥mica ¬†que deb√≠a ser solucionada de manera inmediata que tampoco era enfrentada por estos partidos. Es as√≠, como aparece Alberto Fujimori ¬†como una opci√≥n viable para ser presidente, el cual ¬†promet√≠a acabar con el terrorismo y al mismo tiempo mejorar la econom√≠a del pa√≠s y la crisis de gobernabilidad existente gracias a la debilidad de los partidos pol√≠ticos.

 

La principal diferencia entre Fujimori y su rival en las elecciones Mario Vargas Llosa, fue el manejo de su discurso donde se evidenci√≥ la notable falta de liderazgo y extrema torpeza de Vargas Llosa, cuyas propuestas ‚Äúde seguir a pi√© juntillas las imposiciones de los inefables BM y FMI, quienes a su vez aplican el denominado Consenso de Washington, biblia econ√≥mica y social del imperio gringo para Am√©rica Latina‚ÄĚ(Rojas Andrade, p 3) lo llevaron a perder las elecciones, a pesar de que despu√©s el propio Fujimori haya puesto en practica ajustes neoliberales m√°s radicales que los propuestos por el derrotado Vargas Llosa.

 

Teniendo en cuenta la personalizaci√≥n del liderazgo analizada,¬† Alberto Fujimori es un ejemplo claro de c√≥mo un l√≠der carism√°tico independiente puede llegar al poder con una alta aceptaci√≥n popular siendo un matem√°tico¬† y no un pol√≠tico de profesi√≥n, tras ganar las elecciones bajo el¬† lema de honradez, tecnolog√≠a, trabajo, Fujimori afirma con prepotencia que ‚Äúpara ser pol√≠tico se necesita de s√≥lo 3 meses de entrenamiento, eso basta‚ÄĚ. Durante su gobierno, ‚Äúeste l√≠der se gana progresivamente a la ¬†opini√≥n p√ļblica por ¬†resolver la crisis de gobernabilidad y al aplicar con √©xito la dura receta de estabilizaci√≥n econ√≥mica y derrota estrat√©gicamente a Sendero Luminoso a trav√©s de una concentraci√≥n de poderes en el ejecutivo‚ÄĚ (Durand, 1996, p 183).

 

Por otro lado, el caso de √Ālvaro Uribe se diferencia al de Fujimori teniendo en cuenta que Uribe si ejerc√≠a una carrera pol√≠tica reconocida en el pa√≠s, entre los cargos mas importantes que desempe√Īo est√°n el de Alcalde de Medell√≠n y el de Gobernador de Antioquia. No obstante, de la misma manera que Fujimori, Uribe no llega al poder representando ning√ļn partido pol√≠tico tradicional, teniendo en cuenta que aunque hacia parte del Partido Liberal no era exponente de esta ideolog√≠a, la elecci√≥n de √Ālvaro Uribe es una muestra de la crisis de partidos que se viv√≠a en Colombia en ese momento, la importancia de esta din√°mica pol√≠tica en el pais radica en la fuerte importancia que han tenido los partidos Liberal y Conservador en la pol√≠tica colombiana a lo largo de su historia.

 

Es de esta manera, como Uribe llega al poder en el a√Īo 2002 despu√©s de ganar en primera vuelta presidencial con la promesa de acabar con ‚Äúmano firme y coraz√≥n grande‚ÄĚ las actividades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y recuperar de esta manera la paz y la seguridad en el pa√≠s. Su objetivo era remediae la que para el pa√≠s fue una mala gesti√≥n por parte del ex presidente Andr√©s Pastrana (1998- 2002) por el hecho de haber establecido la zona de distensi√≥n en la regi√≥n del Cag√ļan, donde se realizaban los di√°logos de paz entre el gobierno y las FARC. Por otro lado, Colombia estaba pasando por una de sus mayores recesiones en la historia y la √ļnica forma para el gobierno de mejorar esta situaci√≥n era acabar a como de lugar el conflicto armado mediante la eliminaci√≥n total de esta fuerza subversiva.

 

A pesar de las m√ļltiples acusaciones de los posibles nexos de √Ālvaro Uribe y su familia con el narcotr√°fico y los paramilitares, el ex presidente Uribe alcanzo valiosos √≠ndices de su popularidad, este carism√°tico l√≠der alcanz√≥ una de las votaciones m√°s altas en la historia electoral colombiana, lo que le otorgo m√°s legitimidad a su gobierno y a su autoridad, lo anterior es una evidente muestra del fen√≥meno de la personalizaci√≥n del liderazgo de una figura carism√°tica fuera de los partidos comunes. La importancia de este ejemplo de liderazgo y personalizaci√≥n de la pol√≠tica se incrementa teniendo en cuenta el contexto pol√≠tico de Latinoam√©rica en el momento donde √Ālvaro Uribe se consolid√≥ como el principal aliado de los Estados Unidos en un gobierno de derecha que contrastaba con el entorno de izquierda de los dem√°s lideres latinoamericanos de la √©poca.

 

Estos dos tipos de liderazgo son una muestra de cómo ante una crisis de partidos es mas fácil llegar a una personalización del liderazgo teniendo en cuenta las características de las figuras, en estos dos casos los lideres desplazaron a los partidos políticos tradicionales viviendo así un claro proceso de personalización de la política. Tanto para las candidaturas como durante de los gobiernos de estos dos presidentes se llevo a cabo la creación de nuevos partidos políticos representados por ellos mismos donde mas allá de tener una postura política y una ideología definida lo que se tenia era la movilización de masas en torno a un líder dejando en un segundo plano las propuestas y los planes de gobierno planteados en un principio.

 

Es de esta manera como nacen en el caso peruano los partidos Cambio 90 ¬†y Nueva Mayor√≠a y en el caso colombiano el partido Primero Colombia y el Partido Social de¬† Unidad Nacional (Partido de la U). En el caso de Per√ļ, ‚Äúel partido Cambio 90 que estaba dirigido por el profesor universitario¬† Alberto Fujimori, nunca desarroll√≥ un programa ni maquinaria de partido‚ÄĚ (Durand, 1996, p 195), esta organizaci√≥n pol√≠tica apunta a una profunda crisis de representaci√≥n pol√≠tica¬† vivida en el pa√≠s. De la misma manera, Fujimori cre√≥ otra organizaci√≥n llamada Nueva Mayor√≠a en 1992 la cual estaba compuesta solo por t√©cnicos, la aparici√≥n de estos dos partidos evidencian ¬†la crisis de los partidos pol√≠ticos peruana y son un indicio de que los electores buscaban nuevas opciones. ‚ÄúTanto Cambio 90 como Nueva Mayor√≠a funcionan en tiempo de elecciones, la estrategia es desarrollar lo que Fujimori llamaba una ‚Äėdemocracia directa‚Äô en tanto que elimina la intermediaci√≥n pol√≠tica de los partidos‚ÄĚ (Durand, 1996, p 205)

 

Por otro lado, en el caso de Colombia √Ālvaro Uribe V√©lez llega al poder de manera independiente representando al partido Primero Colombia que aval√≥ su candidatura despu√©s de no lograr llegar a las elecciones nacionales como candidato del Partido Liberal por no tener garant√≠as ni conseguir la mayor√≠a en las elecciones internas. En el a√Īo 2005 se cre√≥ el Partido de la U que es un movimiento de centro derecha liderado por Uribe, compuesto por pol√≠ticos uribistas principalmente que hac√≠an parte del Partido Liberal Colombiano. El fin de la creaci√≥n de este partido es netamente electoral, teniendo en cuenta la ausencia de una ideolog√≠a clara y definida, es por esto que este partido fue el principal promotor de las dos reelecciones presidenciales. Es as√≠ como, los anteriores son ejemplos de la creaci√≥n de partidos pol√≠ticos basados en la personalizaci√≥n y el seguimiento a un l√≠der pol√≠tico.

 

 

An√°lisis¬† y comparaci√≥n de los periodos presidenciales de Alberto Fujimori (1990-2000) y √Ālvaro Uribe V√©lez (2002-2010).

 

Para continuar con el análisis de estos dos líderes políticos se debe efectuar un análisis comparado de los periodos presidenciales de estos dos gobernantes con el fin de identificar sus diferencias y similitudes. El principal objetivo de esta comparación es definir el comportamiento de dos figuras que se vieron inmersas en procesos de personalización de liderazgo político, para esto se desarrollaran los aspectos más importantes que se encontraron a lo largo de los mandatos de estos dos políticos y como algunas  de las políticas se consolidaron como una evidencia de los riesgos de la personalización de la política.

 

En el caso de Alberto Fujimori su gobierno se caracteriz√≥ por el uso de la personalizaci√≥n del liderazgo hacia un gobierno autoritario reflejado en el control de la prensa y de la poblaci√≥n que buscaba implementar y m√°s exactamente evidenciado en el autogolpe del 5 de abril de¬† 1992 propiciado a trav√©s de las Fuerzas Armadas donde se lleg√≥ mediante acciones violentas e inconstitucionales¬† a la disoluci√≥n inconstitucional de las dos C√°maras del Congreso de la Rep√ļblica y a la intervenci√≥n del Poder Judicial. Es de esta manera, como¬† Alberto Fujimori instaur√≥ el ‚ÄúGobierno de Emergencia y Reconstrucci√≥n‚ÄĚ donde se suspende el uso de algunos decretos de la Constituci√≥n de 1979 y se convoca a las elecciones de un Congreso Constituyente Democr√°tico que obtuvo una alta votaci√≥n¬† popular y que cre√≥ la ¬†Constituci√≥n de 1993 en la cual se permite la reelecci√≥n inmediata del Presidente de la Rep√ļblica. (Andrade, p 7).

 

En el caso de Uribe, en materia de reformas constitucionales, durante el periodo de gobierno de Uribe se realizaron una serie de cambios, algunos de ellos fueron los¬† encaminados a permitir la reelecci√≥n inmediata¬† en el a√Īo 2005 mediante la reforma del articulo 127 de la Constituci√≥n Pol√≠tica de 1991, la aprobaci√≥n de la reforma en el Congreso fue un hecho controversial debido a que los representantes Yidis Medina y Teodolindo Avenda√Īo

 cambiaron su decisi√≥n a √ļltima hora, no obstante, la votaci√≥n de esta elecci√≥n lo convirti√≥ en el presidente con mayor n√ļmero de votos en la historia electoral del pa√≠s. Otras de las reformas realizadas durante el gobierno de √Ālvaro Uribe fueron la disminuci√≥n de los gastos del Estado a trav√©s de la fusi√≥n de ministerios, las privatizaciones basadas en su pol√≠tica econ√≥mica de libre mercado, entre otras.

 

Teniendo en cuenta que el punto clave que atraviesa la pol√≠tica de estos dos l√≠deres es el objetivo de derrotar a los grupos guerrilleros presentes en sus respectivos pa√≠ses, ambos gobernantes desarrollaron una serie de pol√≠ticas con el fin de derrotar completamente lo que para ellos eran¬† grupos terroristas. Las medidas implementadas por estos dos lideres pol√≠ticos para acabar con el conflicto¬† no tuvieron ning√ļn limite legal, eran una muestra clara de lo que para Maquiavelo seria ‚Äėel fin justifica los medios‚Äô.

 

Para estudiar el caso colombiano es necesario reconocer la magnitud del conflicto que se presenta en este pa√≠s¬† hace m√°s de 60 a√Īos, es por esto que es preciso identificar los aspectos m√°s importantes de la guerra. Colombia presenta uno de los √≠ndices m√°s altos de violencia en los pa√≠ses occidentales teniendo en cuenta que adem√°s de un conflicto armado posee otras dos amenazas el narcotr√°fico y los grupos paramilitares, sin contar los problemas sociales y econ√≥micos de la poblaci√≥n. Es por esto que los ‚Äútemas de la guerra y la paz, de las soluciones del conflicto y de la lucha contra el narcotr√°fico, constituyeron los ejes centrales de las campa√Īas presidenciales en los √ļltimos veinte a√Īos‚ÄĚ. (Santamar√≠a, 2008)

 

Desde su existencia las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han luchado contra diferentes gobiernos y presidentes, los cuales tienen presente que los grupos insurgentes son la principal amenaza del pa√≠s, para el a√Īo 1998 las FARC rodeaban los principales centros del poder especialmente ciudades ¬†estrat√©gicas como Bogot√° y Cali. Para analizar las reformas implementadas durante el gobierno de Uribe para luchar contra los grupos armados al margen de la ley, es indispensable saber que a pesar de las constantes criticas por parte de la sociedad al gobierno de Andr√©s Pastrana, las pol√≠ticas en materia de seguridad implementadas por este presidente fueron fundamentales para¬† las posteriores actuaciones de Uribe en este aspecto.

 

Despu√©s de que Pastrana realizara la primera reforma militar exitosa desde 1960 complementada con la firma del Plan Colombia, √Ālvaro Uribe V√©lez desarroll√≥¬† una serie de pol√≠ticas encaminadas a perfeccionar estas reformas y alcanzar resultados contundentes en medio del conflicto armado, su principal objetivo era acabar totalmente con las FARC dejando de lado otros aspectos importantes que deben ser¬† garantizados a la poblaci√≥n por parte del Estado como lo son los mismos Derechos Humanos.

 

Lo anterior significa que la situaci√≥n actual en t√©rminos de conflicto en el pa√≠s¬† es el resultado de las reformas realizadas por el presidente Pastrana complementadas por la famosa Pol√≠tica de Seguridad Democr√°tica que se lleva los aplausos de todos aquellos que consideran que el conflicto armado en Colombia no tiene ning√ļn sentido y no tiene nada que ver con la desigualdad social y la precaria calidad de vida de la mayor√≠a de la poblaci√≥n. Es por esto que, la Pol√≠tica de Seguridad Democr√°tica act√ļa como un complemento a las reformas impulsadas durante el gobierno de Andr√©s Pastrana.

 

Es importante tener en cuenta que el éxito de la política de Seguridad Democrática esta extremadamente ligada a los cimientos de varios programas del gobierno que lo precedió puesto que éste le otorgó las bases necesarias además de los recursos para seguir avanzando en temas de seguridad y defensa, y para obtener éxitos contundentes como las operaciones realizadas por Uribe durante su gobierno que han incrementado notablemente su popularidad permitiéndole obtener una reelección en el mandato presidencial.

 

No obstante, a pesar de que la Seguridad Democr√°tica se ha desarrollado gracias la existencia de¬† una Polic√≠a y unas Fuerzas Militares renovadas y fortalecidas, el gobierno de Uribe aport√≥ algunas pol√≠ticas como el incremento del pie de fuerza, la coordinaci√≥n y el trabajo conjunto tanto al interior de la fuerza p√ļblica como entre √©sta, la articulaci√≥n de una respuesta integral a los retos de seguridad. Adem√°s de la creaci√≥n de nuevas brigadas m√≥viles, batallones de alta monta√Īa, unidades de soldados campesinos, unidades especiales antiterrorismo, carabineros y polic√≠as.

 

El pilar de la seguridad democr√°tica que la diferencia b√°sicamente con las reformas de Pastrana es la inclusi√≥n de la sociedad en la lucha contrainsurgente, ‚Äúla seguridad no se alcanza s√≥lo con los esfuerzos de la fuerza publica, debe ser un esfuerzo de todo el Estado,¬† de todos los colombianos. Una estructura estatal fuerte apoyada en la solidaridad ciudadana garantiza el imperio de la ley‚ÄĚ (Pol√≠tica de¬† Defensa y Seguridad Democr√°tica, 2003) y mejores resultados en combate.

 

El desarrollo de estas políticas es una demostración de la concepción del conflicto que posee el Estado colombiano, la posición del gobierno se caracteriza por ser altamente belicista y por no pensar en las verdaderas causas de la guerra que están presentes en el diario vivir de la  mayoría de familias colombianas que viven con necesidades básicas insatisfechas y en medio de una  constante desigualdad social, económica y política. La premisa es acabar la guerra con más guerra sin importar las consecuencias sociales que esto pueda traer a la población, a diferencia de Pastrana a Uribe nunca le interesó establecer un dialogo con los grupos armados como mecanismo para resolver el conflicto.

 

El hecho de no pensar en las consecuencias de combatir la guerra de esta manera para los ciudadanos es el principal problema de las medidas desarrolladas por parte de √Ālvaro Uribe, la legitimidad y popularidad de este l√≠der y el personalismo de su `pol√≠tica le permite a Uribe excederse en el ejercicio de sus funciones al punto de tocar en mas de una ocasi√≥n la ilegalidad. Durante el gobierno de Uribe las violaciones a los derechos humanos se incrementaron de manera considerable por diferentes factores. En t√©rminos de las reformas a las fuerzas militares, exist√≠a una alta exigencia de resultados hacia los militares que conllevaron a la aparici√≥n del fen√≥meno de los falsos positivos que consist√≠a en asesinar a civiles inocentes y hacerlos pasar por guerrilleros muertos en combate.

 

Otro de los efectos negativos de estas pol√≠ticas radica en el alto gasto militar incrementado en los √ļltimos gobiernos, donde el dinero que deber√≠a ser utilizado para el beneficio del pa√≠s en general es usado para financiar la guerra entre las fuerzas militares y los grupos guerrilleros. Por otro lado, las reformas militares favorecieron el aumento de la corrupci√≥n dentro de la instituci√≥n adem√°s de la violaci√≥n de los derechos humanos por parte de los mismos militares.

 

Adem√°s de esto, la cr√≠tica mas importante hacia el gobierno de √Ālvaro Uribe es su vinculaci√≥n con los grupos de autodefensas incluso desde antes de ser presidente, estas acusaciones se ven opacadas ante los altos √≠ndices de popularidad de este l√≠der pol√≠tico. Sin embargo, las frecuentes denuncias por parte de los organismos de derechos humanos nacionales e internacionales demuestran un posible patrocinio por parte del Estado colombiano hacia los paramilitares.

 

Siguiendo la l√≠nea de an√°lisis ¬†que une los gobiernos de Uribe y Fujimori: el combate hacia los grupos armados guerrilleros, se puede establecer las similitudes en este aspecto entre estos dos lideres teniendo en cuenta que tanto en Colombia como en Per√ļ existen fuerzas de autoayuda alternas¬† a las Fuerzas Armadas del Ejercito encargadas de enfrentarse a los¬† grupos guerrilleros, como lo son los paramilitares en el caso de Colombia y el reconocido Grupo Colina en el caso peruano. Es importante tener en cuenta que en el caso de Per√ļ la existencia de Sendero Luminoso ha¬† desencadenado una constante lucha por parte del gobierno nacional hacia lo que ellos denominan terrorismo, lo que se encuentra representado en la existencia de organismos legales como las rondas campesinas y el Grupo Colina ¬†que cuentan con un marco legal en el pa√≠s incluso anterior a la presidencia de Alberto Fujimori.

 

Para entender mejor las políticas implementadas por parte del gobierno de Fujimori y la forma como este combate y ataca el terrorismo ejercido por Sendero Luminoso y otros grupos insurgentes como el Movimiento Revolucionario Guevarista, es necesario entender como funcionan las organizaciones de autoayuda presentes en el territorio peruano. Como primera medida, el Grupo Colina fue un escuadrón de la muerte que se encontraba inmerso en el Sistema de Inteligencia Militar del Estado y eran los ejecutores de lo que al igual que el caso argentino se denominó guerra sucia contra los movimientos subversivos del país (Rodríguez Arias, 2007), este grupo es el culpable de actos de violencia en el marco de la represión estatal y graves violaciones a los derechos humanos, como la masacre de Barrios Altos donde fueron asesinadas 15 personas.

 

Por su parte, las rondas campesinas son ‚Äúorganizaciones comunales peruanas que datan de mediados de los a√Īos 70 en los departamentos de Piura y Cajamarca. Surgieron como respuesta al abandono estatal de estas zonas rurales, por lo cual, en los a√Īos 80, se extendieron a todo el pa√≠s‚ÄĚ (Reglamento de las rondas campesinas en Per√ļ). Estas organizaciones cuentan con una regulaci√≥n establecida en la Ley No. 27908 del 17 de diciembre de 2002 y su Reglamento (29 de diciembre de 2003), ‚Äúen los cuales se les reconoce el derecho a participar de la vida pol√≠tica del pa√≠s, a ser mediadores en conflictos y, a apoyar la administraci√≥n de la justicia en general, que tambi√©n toman como base reglas tradicionales de las mismas poblaciones‚ÄĚ (Ib√≠d.).

 

Las acciones de las Milicias Rurales de la Sierra se combinaron con las de los Servicios de Inteligencia de la Marina, Ej√©rcito y Polic√≠a Nacional del Per√ļ, estos adiestraron y equiparon militarmente a los ronderos para otorgarles mas y mayores golpes a los terroristas. Las rondas campesinas no se pueden comparar con los grupos paramilitares (en Colombia se podr√≠an comparar con la guardia tribal de los ind√≠genas nasa en el Valle del Cauca), teniendo en cuenta que estos son grupos organizados de ciudadanos que defienden sus derechos ante el Estado y ante los grupos armados insurgentes, ‚Äúse comenzaron a organizar grupos de protecci√≥n y vigilancia en la regi√≥n de Cajamarca, principalmente para combatir los robos de bandas organizadas de abigeos‚ÄĚ (Korsbaek, 2011), nacen como producto de la reacci√≥n de la poblaci√≥n ante la¬† incapacidad del Estado para resolver sus problemas por razones como ‚Äú la escasez de personal y la corrupci√≥n e inaccesibilidad para administrar justicia en diversas zonas del pa√≠s‚ÄĚ (Ib√≠d.).

 

La importancia de las rondas campesinas radica en el alto nivel de expansi√≥n que poseen ‚Äúdesde la creaci√≥n de la primera ronda nocturna en Chota en 1976, las rondas campesinas se multiplicaron con una sorprendente rapidez ¬†debido a su inesperada eficacia para combatir las acciones de los grupos al margen de la ley y el abigeato‚ÄĚ (ib√≠d.). Para efectos de este an√°lisis es esencial tener en cuenta que las rondas campesinas no son una creaci√≥n del gobierno de Fujimori, sin embargo si se consolidan como una forma utilizada en este gobierno para combatir el terrorismo al articularse con otros organismos del Estado para la consecuci√≥n de este objetivo.

 

Conclusiones

 

Después de analizar los gobiernos y las políticas de estos dos lideres latinoamericanos y como estos hacen uso de la personalización de su liderazgo y de su alta popularidad para ejercer acciones desfasadas en el marco de sus funciones, es posible concluir que una de las principales consecuencias del fenómeno de la personalización del liderazgo político es la posibilidad de realizar acciones que en otro contexto serian ilegales y los efectos contraproducentes que estas puedan traer como lo son las constantes violaciones a los derechos humanos presentes en los periodos presidenciales de ambos países. El hecho de combatir grupos insurgentes que son considerados por los respectivos gobiernos como terroristas no debe ser una excusa para atentar contra los derechos de la población y olvidar el papel del Estado como garante del bienestar de sus ciudadanos.

 

 

Las similitudes entre los comportamientos, decisiones y pol√≠ticas de ambos gobernantes es claro, no obstante a lo largo del trabajo fue posible identificar algunas diferencias claves en materia de pol√≠ticas encaminadas al combate a grupos insurgentes, por ejemplo los mecanismos utilizados en Per√ļ para combatir la rebeli√≥n y el terrorismo act√ļan bajo la supuesta legalidad conseguida gracias al carisma, popularidad y en algunos casos autoritarismo de Alberto Fujimori, mientras tanto las fuerzas de autoayuda presentes en Colombia act√ļan bajo la ilegalidad que le permite al gobierno tener relaciones con estos grupos en la clandestinidad y evitar de esta manera las sanciones que en el futuro se les puedan otorgar a los involucrados.

 

Es as√≠ como, aunque los efectos para la poblaci√≥n son negativos en ambos casos y los derechos son igualmente vulnerados, en el caso de Per√ļ fue posible condenar estos hechos teniendo en cuenta el f√°cil acceso a la informaci√≥n para reconocer los abusos de poder por tratarse de actuaciones enmarcadas en un contexto supuestamente legal. Por otro lado, no es posible que esto mismo suceda en el caso colombiano hasta ahora porque al tratarse de actividades completamente ilegales no se puede probar f√°cilmente el hecho de haber cometido delitos en el ejercicio de sus funciones. As√≠ mismo, existe una importante diferencia entre el sistema judicial peruano y colombiano que le permiti√≥ a Per√ļ garantizar la justicia en el caso de los cr√≠menes cometidos por Fujimori y su gobierno.

 

De igual manera, otro de los factores primordiales que marca la diferencia entre las condenas hacia el gobierno de Fujimori y la impunidad en el caso de Uribe es el hecho de que hasta el momento en Colombia no se ha presentado un cambio en el sistema de gobierno, actualmente el pa√≠s esta en manos de las mismas personas que trabajaron con Uribe en la lucha contra el terrorismo ejercido por las FARC. Lo que significa que no es factible que este gobierno reconozca que durante el mandato de Uribe se presentaron violaciones a los derechos humanos, abuso de poder y se cometieron delitos a trav√©s del apoyo a los grupos paramilitares y mediante las mismas ¬†actuaciones del gobierno y de sus Fuerzas Militares, por lo tanto es muy dif√≠cil que se busque investigar por medio del sistema judicial los excesos de poder ejercidos por √Ālvaro Uribe V√©lez usando ¬†su popularidad.

 

De otra forma, en el caso colombiano los medios de comunicación juegan un papel decisivo teniendo en cuenta la constante manipulación ejercida hacia la sociedad colombiana. Estos medios de comunicación están en manos de las mismas personas que gobiernan el país y logran una alta influencia en el pensamiento de la mayoría de la población, se han encargado de demonizar a las FARC y con ellas a todas las organizaciones de izquierda presentes en el país. De  la misma manera, fueron un elemento indispensable en el incremento de la popularidad de Uribe y actualmente en el encubrimiento de sus delitos.

 

Por ultimo, se debe reconocer que es casi imposible exigir justicia si antes no se identifican la trascendencia de los acontecimientos cometidos bajo el gobierno de √Ālvaro Uribe y que se siguen cometiendo actualmente, para la mayor√≠a de la poblaci√≥n solo existe un culpable en este conflicto, la guerrilla y la √ļnica forma de combatirlo es por medio Seguridad Democr√°tica. La falta de educaci√≥n en el pa√≠s acompa√Īada de otras carencias logra que en Colombia no se busquen otros mecanismos para solucionar el conflicto armado y que no se reconozca resultado que la guerra es el resultado de la inmensa desigualdad existente en el pa√≠s que cada d√≠a aumenta m√°s y m√°s.

 

*Universidad Externado de Colombia

Bibliografía

 

¬∑         Bechara, Eduardo y Echand√≠a, Camilo. (2006) ‚ÄúConducta de la guerrilla durante el gobierno Uribe V√©lez: de las l√≥gicas de control territorial a las l√≥gicas de control estrat√©gico‚ÄĚ, en An√°lisis Pol√≠tico, No. 57, Bogot√°, mayo-agosto.

¬∑         Berrocal, Salome. ‚ÄúUna aproximaci√≥n a la nueva retorica del l√≠der pol√≠tico televisivo: acciones, cualidades y discurso‚ÄĚ. Universidad San Pablo-CEU de Madrid

¬∑         Converse, P.(1985): Power and the Monopoly of Information. American Political Science Review, LXXIX (marzo).

¬∑         Durand, Francisco. (1996) ‚ÄúEl fen√≥meno Fujimori y la crisis de los partidos‚ÄĚ. Revista Mexicana de Sociolog√≠a, Vol. 58, No. 1.Universidad Nacional Aut√≥noma de M√©xico.

¬∑         Echand√≠a, Camilo. (2009) ‚ÄúSubestimaci√≥n del riesgo estrat√©gico en el conflicto colombiano‚ÄĚ, ZERO No. 23, Diciembre.

¬∑         Freidenberg, Flavia y Levitsky, Steven. (2007) ¬†‚ÄúOrganizaci√≥n Informal de los Partidos en Am√©rica Latina‚ÄĚ. Desarrollo Econ√≥mico, Vol. 46, No. 184. Instituto de Desarrollo Econ√≥mico y Social.

¬∑         Pasquino, Gianfranco. (1990) ‚ÄúLiderazgo y comunicaci√≥n pol√≠tica‚ÄĚ. Universidad de Bologna.

¬∑         Korsbaek, Leif. (2011). ‚ÄúLas tipos de rondas campesinas en el Per√ļ‚ÄĚ. Articulo en l√≠nea. Disponible en: http://www.pacarinadelsur.com/home/indoamerica/158-los-tipos-de-rondas-campesinas-en-el-peru-tema-con-variaciones

¬∑         Pol√≠tica de¬† Defensa y Seguridad Democr√°tica, (2003) Presidencia de la Rep√ļblica de Colombia, Ministerio de DefensaNacional

¬∑         Salgado, Martin L. (2002): Marketing pol√≠tico. Arte y ciencia de la persuasi√≥n en la democracia, Barcelona: Paid√≥s.

¬∑         Santamar√≠a, Ricardo. ‚ÄúGaviria, Samper, Pastrana y Uribe han enfrentado guerrilleros, paramilitares y narcotraficantes‚ÄĚ Revista Cambio. 2 de noviembre de 2008. Articulo. En l√≠nea. Disponible en: http://www.cambio.com.co.

¬∑         Reglamento de las rondas campesinas en Per√ļ.

¬∑         Rodriguez Arias, Jose Maria. (2007). ‚ÄúGrupo Colina: terrorismo de Estado‚ÄĚ. Derechos Humanos. Artivulo en l√≠nea. Disponible en: http://www.deigualaigual.net/derechos-humanos/21-derechos-humanos/779-grupo-colina-terrorismo-estado

¬∑         Rojas Andrade, Alberto. ‚ÄúAutocracias paralelas y actuaci√≥n de los medios: El Per√ļ de Fujimori, la Colombia de Uribe‚ÄĚ. Articulo en l√≠nea. Disponible en: http://www.rebelion.org

¬∑         Sartori, Giovanni. ‚ÄúLa opini√≥n teledirigida ‚ÄďVideopol√≠tica‚ÄĚ

¬∑         Roth,G.(1990): Potere personale e clientelismo. Tur√≠n: Einaudi.

¬∑         Uprimny, Rodrigo. ‚ÄúSi no hay guerra ¬Ņpara qu√© un comisionado de paz? Revista Semana. S√°bado 25 de junio de 2005. Disponible en: http://www.semana.com

¬∑         Vega Carballo, Jos√© Luis. (1989). ‚ÄúLiderazgo pol√≠tico‚ÄĚ, en Diccionario Electoral, IIDH/CAPEL, primera edici√≥n, San Jos√©.

¬∑         Walter, Barbar√°. ‚ÄúLa barrera cr√≠tica de la soluci√≥n de las guerras civiles‚ÄĚ. [Traducido con permiso de la. autora por Adriana de la Espriella ]. En: International Organization. vol. 51, n¬ļ 3, 1997.