Revista de Ciencia PolŪtica
Untitled Document
Revista Nº14 " INSTITUCIONES Y PROCESOS GUBERNAMENTALES X "

Resumen

Si bien pertenecen a contextos hist√≥ricos diferentes, Alberto Fujimori y √Ālvaro Uribe V√©lez pueden ser analizados comparativamente, porque ambos han enfrentado similares problemas pol√≠ticos, debiendo gobernar f√©rreamente durante estados de emergencia. En el presente trabajo, se observar√°n las diferencias entre ambos mandatarios andinos.

 

Abstract

Although both presidents belong to different historical contexts, Alberto Fujimori and √Ālvaro Uribe Velez can be compared because both of them have faced similar political problems and had to enforce their governments during emergency periods. In this paper we will observe the differences between the two Andean presidents.

 

‚ÄúLiderazgo pol√≠tico y Estados de emergencia como respuestas a las crisis: El accionar pol√≠tico de Alberto Fujimori y √Ālvaro Uribe V√©lez‚ÄĚ

Por: Jairo Juli√°n Rivera Fonseca*

 

INTRODUCCI√ďN

 

El neodecisionismo es de particular interés para entender la dinámica del presidencialismo en América Latina, sobretodo, en la década de los 90. Lo anterior, germina bajo un marco donde los presidentes tienen un poder que, a todas luces, es ampliamente mayor. Esto, alude, principalmente, a las actitudes personalistas y decretistas de los presidentes latinoamericanos, que por medio de facultades constitucionales se les autoriza potestades especiales en casos de emergencia. En este sentido, se considera, también, un mandato neodecisionista cuando la mayoría de las iniciativas surgen desde el Ejecutivo aunque, no necesariamente, usen decretos para expresar sus voluntades y no siempre se encuentren en estados de emergencia o excepción (Baldioli, Seminario, 2011).

 

De esta manera, la din√°mica del neodesicionismo tiene su centro cuando el ejecutivo presenta m√°s iniciativas legislativas al congreso, que las que √©ste segundo presenta, a si mismo, para el ejercicio de creaci√≥n de leyes. En concordancia a lo anterior, es com√ļn encontrar, dentro de estos reg√≠menes presidenciales, al neodesicionismo usando decretos para ‚Äúsaltear‚ÄĚ procesos en el congreso y de manera contestataria a un contexto de emergencia (Negretto, .2002, 377-381,). Los l√≠deres latinoamericanos hacen uso del neodecisionismo por dos principales razones: primera, para obtener resultados r√°pidos a problemas de emergencia y segunda, para evadir los obst√°culos de la oposici√≥n en el congreso. Sin embargo, hay contextos en los cuales a pesar de las mayor√≠as en el congreso, congruentes con el partido del ejecutivo, se establecen actitudes neodesicionistas[1] continuas y basadas en un liderazgo determinado.

 

Leiras y Baldioli argumentan en su trabajo[2] que el decisionismo es un accionar que se fundamenta en las situaciones de crisis de gobernabilidad, económica o política. Si bien el desicionismo surge bajo un modelo de crisis estatal, el - neodecisionismo comparte el contexto anterior y basa su accionar en políticas neoliberales en una constante mezcla de decretos de emergencia (Fair, p.82. 2010) que justificarán la solución a las crisis del modelo estado céntrico. En este sentido, el neodesicionismo se liga de manera directa con los nuevos tipos de liderazgos que surgen en América Latina.

 

En concordancia a lo anterior, Fujimori en Per√ļ y, para ese entonces, Gaviria en Colombia, entre otros. Lo anterior alude a que la mayor√≠a de los gobiernos latinoamericanos se circunscribieran bajo la l√≥gica de liberalizaci√≥n de mercados y de una serie de reestructuraciones del Estado. Para Uribe, aspecto que ser√° tratado m√°s adelante, la l√≥gica neodecisionista toma una vertiente m√°s profundizada de la liberalizaci√≥n del mercado, aunque siempre se mantiene constante la variable de crisis estatal.

 

Tanto para el caso peruano en la época de Fujimori, como para el caso colombiano en el periodo de Uribe, los lineamientos antiestatistas fueron dictados por un discurso, del ejecutivo, basado en la urgencia al cambio. Es preciso resaltar que bajo el antedicho contexto de crisis de gobernabilidad y de descohesión social surgen los líderes neodesicionistas (Leiras y Baldioli, p.XX, 2010), que ahondan en la solución de esos problemas y resaltan la integración y posición conciliadora con sectores amenazados por la desintegración social.

 

En concordancia a lo anterior, si bien el objetivo del presente trabajo extralimita el estudio de todos los casos neodesicionistas en América Latina, es necesario aludir que el caso de Fujimori en los 90s y de Uribe en 2002 son claros ejemplos de ello. En este sentido, es necesario explicar el contexto de ante sala de la elección de los dos líderes en sus respectivos países, que si bien ocurren en distintos periodos de tiempo, son muy símiles en su contexto preelectoral, sus mecanismos de gobernabilidad y sus resultados.

 

Por un lado, Per√ļ, en gran parte del siglo XX, se encontr√≥ en una sensible situaci√≥n econ√≥mica, social y pol√≠tica, que se enmarc√≥ bajo un contexto donde la representaci√≥n pol√≠tica se reuni√≥ en la desacreditaci√≥n de todo el electorado (Fair, p.81, 2010). Era, por lo tanto, una crisis de representaci√≥n que ahondaba en el territorio y reflejaba la desconfianza de los votantes hacia los representantes p√ļblicos. Las causas de lo anterior se pueden rastrear en la d√©cada de los 70s, donde si bien el sistema de partidos se conform√≥ de manera, medianamente, integral y coherente (Fair, p.81, 2010), siempre estuvo signado por democracias fr√°giles y, en el peor de los casos, por reg√≠menes dictatoriales. En 1980, si bien Per√ļ se inscribe en un r√©gimen democr√°tico d√©bil, al menos era mejor que sus democracias anteriores. Lo anterior alude a causas que se basaban en la situaci√≥n de violencia subversiva y de poca cohesi√≥n social (Fair, p. 81, 2010), que debilitar√≠an la presencia estatal en muchas regiones.

 

Tras el primer gobierno de Alan Garc√≠a en 1985, signado por una crisis econ√≥mica social, con √≠ndices sensibles de hiperinflaci√≥n y de representatividad, se cuestionaba el alcance de legitimidad del gobierno y del sistema pol√≠tico peruano. En resumen, desde la d√©cada de los 80s, Per√ļ, se encuadr√≥ en la ingobernabilidad a causa de los problemas asociados a grupos guerrilleros, a una crisis econ√≥mica y a la poca cohesi√≥n social que hac√≠an que el r√©gimen pol√≠tico debilitar√° sus cimientos de funcionamiento.

 

Por otro lado, una situación, no muy distante de la peruana, se encontraba, en Colombia, en el periodo pre-uribista. Los insumos de un sistema político, con deficiencias, se suscriben bajo un marco de mayor complejidad, dados la multiplicidad de actores y de situaciones que describen en un Estado fallido en Colombia (Colombet, 2010). En primer lugar, la secuencia de violencia desde la masacre de las bananeras en 1928, pasando por el Frente Nacional (1958-1974) y el Bogotazo, dieron por sentando un contexto donde el régimen democrático enfrentaría una crisis político-social endémica y continua hasta la actualidad[3]. En segundo lugar, es preciso resaltar que la geografía colombiana es compleja, y ello obstaculiza la presencia del Estado en muchas regiones (Ibidem, 2010) y en este sentido, su gobernabilidad se parcializa en las principales ciudades.

 

En los 90s, Colombia enfrentar√≠a una de sus peores crisis pol√≠ticas y un evidente escenario de violencia vinculando a grupos insurgentes, ej√©rcitos privados ligados al narcotr√°fico, una crisis econ√≥mica y poca cohesi√≥n social. Las crisis pol√≠ticas se centraban en partidos tradicionales, donde la mayor√≠a del electorado no hac√≠a uso del ejercicio al voto. La situaci√≥n era tensa, a√ļn m√°s, cuando se analiza la violencia de grupos insurgentes como las FARC, ELN y grupos paramilitares. La crisis econ√≥mica no daban se√Īales de una recuperaci√≥n y su PIB fue muy bajo durante el periodo de 1995-2002[4]. Finalmente, la poca cohesi√≥n social se asocia directamente a aquellos vacios donde el Estado no llegaba y ello se sujetaba, directamente, a la poca capacidad de gobernar del Estado colombiano y su relativa facultad de mantener el monopolio f√≠sico de la fuerza (Colombet, Ib√≠dem).

 

Si bien se recurren a contextos hist√≥ricos diferentes en dos pa√≠ses andinos, el presente documento tiene como finalidad analizar, de manera comparativa, el accionar de √Ālvaro Uribe V√©lez en Colombia y de Alberto Fujimori en Per√ļ. Lo anterior, con el objetivo de establecer las relaciones vinculantes entre los resultados obtenidos por la declaraci√≥n, repetitiva, de Estados de Emergencia y el contexto en el que se evidenci√≥, y de esta manera atribuir, a los antedichos presidentes un factor diferenciador en su forma de accionar pol√≠tica, aunque a la vista muy an√°loga.

 

Una vez que fue explicado, brevemente, el contexto anterior a las dos figuras presidenciales objeto de estudio, se explicar√°, de manera concisa, la trama presidencial de desarrollo de los precitados l√≠deres. En este sentido, durante la d√©cada de los 90s, Alberto Fujimori result√≥ ser, al juicio del electorado, la salvaci√≥n a las dificultades sociales, pol√≠ticas y econ√≥micas que enmarcaban el contexto peruano para dicha d√©cada. Si bien una d√©cada despu√©s, surge, en Colombia, √Ālvaro Uribe como un l√≠der que pretender√≠a solucionar un conjunto de problemas, guardando sus proporciones, del mismo corte peruano.

 

Ambos contextos compart√≠an una situaci√≥n de crisis y de ingobernabilidad. Por un lado, Per√ļ afrontar√≠a una hiperinflaci√≥n de siete d√≠gitos, una crisis fiscal y una deuda externa de proporciones significativas. Adem√°s, dicho pasaje presidencial se desarroll√≥ a la luz de la amenaza de grupos insurgentes y su conexidad con el narcotr√°fico. A ello se le suma, una crisis institucional y una fragmentaci√≥n social. Por otro lado, Colombia ‚Äď como se advirti√≥ anteriormente ‚Äď compart√≠a muchas de sus problem√°ticas, primero en 2000 el abismo fiscal era preponderante y la inflaci√≥n era reveladora de una crisis, aunque si bien no tan profunda, si muy importante. Segundo, el contexto de grupos armados era cada vez m√°s evidente con las FARC, algunas c√©lulas del ELN y el auge de los grupos paramilitares. Y finalmente, se le sumaba una ausencia de gobernabilidad, que desembocar√≠a en una desfragmentaci√≥n social.

 

Bajo este contexto Uribe y Fujimori asumen sus, respectivas, presidencias. Ambos mantenían un discurso dirigido a la clase media y baja, con un tinte esperanzador de la solución de muchos de los problemas que, para entonces, aquejarían sus respectivos países. Los precitados presidentes lograron un éxito rotundo con la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, tuvieron resultados económicos parciales y lograron importantes reformas de Estado. Finalmente, cabe recalcar que ambos países hicieron uso del neodecisionismo, para lograr muchos de sus objetivos, entre otras, la reelección por una vez.

 

En concordancia a lo anterior, se plantea el siguiente interrogante: ¬Ņexiste alg√ļn determinante que evidencie qu√© la forma de hacer pol√≠tica de ambos dirigentes es resultado del accionar pol√≠tico o es el contexto independiente, en el que se desarrollaron ambas din√°micas, el determinante de resultados an√°logos?

 

La propuesta del presente plano argumentativo es analizar, de manera comparativa, que ‚Äúlos fuertes liderazgos de Uribe y Fujimori podr√≠an llegar a ser el factor expl√≠cito de resultados equivalentes. Sin embargo, podr√≠an ser las situaciones de orden social, econ√≥mico y pol√≠tico bajo las cuales fueron suscitadas, tales escenarios, el determinante explicativo de resultados equivalentes‚ÄĚ.

 

Antes de entrar al grueso argumentativo es imperativo hacer referencia a algunas cuestiones metodol√≥gicas. En este sentido, el presente documento se servir√° del trabajo de Thomas Colombet para explicar el marco hist√≥rico de Colombia y de Manuel Iturralde para explicar el contexto decisionista en Colombia. Por otro lado, se valdr√° de los trabajos de Hern√°n Fair para explicar el contexto hist√≥rico y explicativo del neodesicionismo en Per√ļ. Las reformas constitucionales y el accionar pol√≠tico de Uribe se basar√° en el trabajo de Alejo Vargas Vel√°squez y el de Fujimori por Giovanna Aguilar y Silvio Rend√≥n.

 

Los trabajos Leiras y Alberto Baldioli se utilizaran, del mismo modo, para sustentar y profundizar el aspecto neodecisionista y de liderazgo para ascender en el análisis explicativo del accionar de Uribe y Fujimori. De esta manera, el presente documento se servirá de los trabajos de Matthew Stone para ahondar en el comportamiento de liderazgo de Fujimori y de Colombet para explicar, el mismo aspecto, en Uribe. La relación de resultados y de crisis se ahondará con el trabajo de Fair para Fujimori; y para Uribe será trabajado desde la perspectiva de Manuel Iturralde y de Colombet.

 

2. Contextos del accionar de urgencia

 

La presente sección intenta explicar de manera más profunda el contexto bajo el cual desarrollan acciones neodesicionistas los dos precitados lideres. En este sentido, es necesario precisar que ambos países se han caracterizado por un hiperpresidencialismo. Lo anterior, es de vital importancia dado que es un factor determinante para entender la dinámica neodesicionista de los dos presidentes objeto de análisis del presente documento.

2.1 Marco histórico de Fujimori en el ejecutivo.

 

Como se advirti√≥ anteriormente, Per√ļ estaba sumido en una serie de crisis atadas a las capacidades limitadas del Estado. Es preciso hacer referencia a Fair al momento de explicar el sistema de partidos, que desde 1920 ya se constitu√≠a y se centraba en tres principales actores: el aprista, el socialismo y el reformista conservador (Fair, p.84, 2010). Esta formaci√≥n triple se mantuvo bajo un marco tradicionalista hasta entrados los 70s donde Per√ļ se enmarcaba bajo la dictadura de Juan Velasco Alvarado y en este mismo periodo, enfrentaba una crisis pol√≠tica y fiscal sensible. En 1978, se hacen las primeras elecciones democr√°ticas. Un a√Īo despu√©s se redacta una Constituci√≥n basada en este r√©gimen pol√≠tico.

 

No obstante, los partidos pol√≠ticos carec√≠an de cohesi√≥n social y de representaci√≥n eficiente del electorado. En resumen, los reg√≠menes militares dejaban entrever una deficiencia estatal, basada en el endeudamiento y creaci√≥n de un hueco fiscal de importantes dimensiones, ello hasta el comienzo de la democracia; que si bien mejora la situaci√≥n econ√≥mica y pol√≠tica, no obstaba para dejar de ser un contexto preocupante para la administraci√≥n p√ļblica y para el electorado.

 

En los 80s, Bela√ļnde toma el poder y hereda todos los problemas de las administraciones anteriores, intenta aplicar soluciones neoliberales pero su √©xito fue cuestionado. Seguidamente, aparecen nuevos actores en la din√°mica pol√≠tica y social. Por un lado, surge Sendero Luminoso y por otro lado, nace el Movimiento Revolucionario T√ļpac Amaru (MRTA) como guerrillas contestatarias al Estado y a la administraci√≥n peruana. No obstante, la situaci√≥n tuvo su mayor complicaci√≥n cuando la crisis macroecon√≥mica reh√ļndo sobre el crecimiento negativo del PIB y el respaldo de la poblaci√≥n, por el antedicho presidente, disminuy√≥.

 

Evidentemente esto dejaba el tablero de partidos pol√≠ticos tradicionales desacreditado y conformado de la siguiente manera: ‚Äúel Centro Derechista de Acci√≥n Popular (AP) y Partido Popular Cristiano (PPC), por el centro izquierda estar√≠a el Partido Aprista Peruano (APRA) y el partido Izquierda Unida (IZ)‚ÄĚ (Fair, p.84, 2010). Donde el sector derechista fue el m√°s denigrado por la acciones sin √©xito de Bela√ļnde. En 1985, es elegido Al√°n Garc√≠a, que represent√≥ al partido aprista. Sin embargo, √©ste √ļltimo, tampoco, logr√≥ reivindicar la econom√≠a del pa√≠s ni mucho menos aminorar los problemas de orden social y pol√≠tico.

 

Es de vital importancia resaltar, que bajo el gobierno de García se enmarcó un contexto que heredaría Fujimori. Por un lado, las medidas que adoptó Alán García para contrarrestar la hiperinflación, tras una emisión de moneda sin respaldo, fueron sustentadas en la estatización de la banca y del rompimiento de compromisos con los organismos internacionales de crédito. Por otro lado, intentó mantener una posición no violenta para neutralizar a los grupos rebeldes alzados en armas y por el contrario, se signó a un plan basado en el respeto a los derechos humanos (Ibídem, p. 85) y de negociaciones. Finalmente, los resultados, en este aspecto, reflejaron el fracaso análogo en el plano económico.

 

Posteriormente, para comienzos de los 90s, el país estaba sumido en una crisis fiscal y comercial de importantes dimensiones. Del mismo modo, la crisis política cuestionaba la eficiencia de los partidos tradicionales y de sus representantes. Lo anterior, se reflejaba, además, en un contexto de actos beligerantes de grupos guerrilleros que no habían podido ser erradicados, sin olvidar, que se incrementó la actividad narcotraficante en todo el país. Era en resumen, un Estado sin capacidad para afrontar y solventar sus propios problemas.

 

En el primer semestre de 1990, se desarrollaba una din√°mica electoral donde se encontraba punteando las encuestas, Mario Vargas Llosa, representando al Frente Democr√°tico, partido que fund√≥ √©l mismo y en segundo lugar, estaba Luis Alba Castro representando al partido Aprista. La contienda electoral se inclinaba hacia al escritor literario hasta la llegada de Fujimori, representando al partido Cambio 90, que tambi√©n fue creado por √©l mismo. Finalmente, este √ļltimo gan√≥ la contienda bajo un discurs√≥ de urgente cambio y el contexto de desacreditaci√≥n de partidos tradicionales le dieron la ventaja frente al electorado.

 

La estrategia de Fujimori para llegar al poder se basaba en coaliciones con sectores poco apreciados por el sistema reinante, a los que se puede nombrar a peque√Īos empresarios y sectores eclesi√°sticos (Ibidem, p.88.2010). Bajo esta asociaci√≥n se funda Cambio 90, como alternativa para el electorado y bajo un contexto donde todos los cargos adoptados por voto directo se encontraban avalados por partidos tradicionales desacreditados. Su condici√≥n de outsider, tambi√©n le otorg√≥ ventajas como la que nombra Fair: ‚ÄúFujimori‚Ķera un ex profesor universitario sin lazos con el sistema pol√≠tico tradicional, lo que permit√≠a reforzar su discurso basado en la cr√≠tica al sistema pol√≠tico vigente y lo automatizaba de cualquier sector social especifico (ib√≠dem, p.88).

 

En este sentido, la victoria de Fujimori si sign√≥ en un contexto donde su competencia inmediata ten√≠a un discurso difuso y la opini√≥n p√ļblica lo se√Īalaba como un dirigente de la clase alta, mientras que Fujimori manten√≠a un discurso de recuperaci√≥n de la gobernabilidad y de la soberan√≠a en todo Per√ļ. Adem√°s, promet√≠a erradicar al terrorismo y solucionar los problemas econ√≥micos imperantes. En este sentido, a Fujimori lo ayud√≥ su liderazgo neodecisionista con la promesa de la aglutinaci√≥n de la poblaci√≥n y favorecimiento de las masas y as√≠ evitar la desintegraci√≥n social del pa√≠s[5].

 

2.2 El contexto histórico de Uribe en el ejecutivo

 

Colombet explica que Colombia es un Estado fallido (Colombet, 2010). Lo anterior hace referencia a que el Estado no tiene un control de gobernabilidad ni tampoco ejerce soberanía sobre su territorio de manera completa. Atribuye a este aspecto, el hecho de que Colombia tenga una geografía accidentada. Sin embargo, también refiere a la violencia partidista como un factor histórico determinante del funcionamiento de partidos políticos en el precitado país.

 

De esta manera, se atribuye a la Guerra de los Mil Días, como un factor explicativo de la geminación de la violencia bipartidista entre liberales y conservadores. Sin embargo, no es necesario recurrir a los principios del siglo XX para explicar la dinámica neodecisionista de Uribe. Basta con nombrar que tal guerra será la causante de los conflictos que le precedieron. En este sentido, el presente trabajo abordará su análisis desde el Bogotazo, dado que es de vital importancia para la creación de nuevos actores y nuevas dinámicas en Estado colombiano.

 

Los partidos tradicionales ‚Äďlos √ļnicos para aquella √©poca‚Äď ten√≠an dos alas opuestas y que compart√≠an una √°lgida lucha por el poder entre ellos. Por un lado, el Partido Conservador Colombiano (PCC) y por otro lado, el Partido Liberal Colombiano. En 1948, Jorge Eliecer Gait√°n era el candidato presidencial y representante del PLC de mayor preferencia por el electorado. Su din√°mica pol√≠tica iba dirigida a la clase media y a sectores populares, con su pronunciamiento discursivo tan intenso, alcanz√≥ a movilizar una gran cantidad de poblaci√≥n.

 

Pocos días antes de la posesión presidencial, Gaitán fue asesinado en el centro de Bogotá. La noticia causó tanta conmoción en el país, que hubo movilizaciones poblacionales de gran magnitud por todo el territorio nacional. La violencia era álgida entre liberales y conservadores; y los desplazamientos poblacionales hacia el campo fueron altos. De allí, surgen en algunas células de la guerrilla, que hasta hoy, es la más antigua del continente latinoamericano: las FARC.

 

Seguidamente a mediados de los 90s, como lo advierte Colombet, la dictadura blanda de Gustavo Rojas Pinilla constituy√≥ un proceso de alternaci√≥n del poder entre el partido conservador y el partido liberal ‚Äď el Frente Nacional (1953-974) ‚Äď con la finalidad de disminuir la violencia bipartidar√≠a. Lo anterior, trajo como consecuencias que otros actores fueran excluidos de la din√°mica pol√≠tica y evidentemente establec√≠a grandes obst√°culos al accionar democr√°tico. Esta exclusi√≥n potenci√≥ el aparecimiento de grupos beligerantes, la mayor√≠a de √©stos de corte comunista: Las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC), Ejercito de Liberaci√≥n Nacional (ELN), Ejercito Popular de Liberaci√≥n (EPL) y el Movimiento 19 de abril (M-19). Los anteriores fueron altamente beligerantes y dejaron grandes cambios en la din√°mica pol√≠tica colombiana. En resumen, si bien el Frente Nacional disminuy√≥ la violencia entre conservadores y liberales, foment√≥ la violencia en m√ļltiples actores conflictivos en todo el territorio.

 

Estas din√°micas se mantuvieron hasta los 80s, donde el v√≠nculo del narcotr√°fico con los grupos insurgentes a√Īadi√≥ una nueva problem√°tica estatal. La problem√°tica social colombiana se agudiz√≥ m√°s tras esc√°ndalos de corrupci√≥n, como el proceso 8000 y luego la entrada de un nuevos actores beligerantes como las mafias, ejecitos privados, bandas criminales y los paramilitares. Pastrana, en 1998 deja claro que su plan de acci√≥n frente a los grupos alzados en armas estaba basado en el respeto a los derechos humanos y en la ayuda humanitaria de la Uni√≥n Europea. Sin embargo, al finalizar su administraci√≥n no dej√≥ s√≠ntomas de una mejor situaci√≥n y acudi√≥ a una negociaci√≥n militar-bilateral con Estados Unidos, donde surgi√≥ el Plan Colombia.

 

El plan Colombia fue una ayuda log√≠stica y econ√≥mica atrojada por el Ejecutivo estadounidense al presidente Andr√©s Pastrana; √Ālvaro Uribe heredo, de la misma manera, este instrumento de lucha contra las mafias y los principales problemas de la √©poca: la desintegraci√≥n social, violencia en altos niveles, decrecimiento econ√≥mico y una crisis pol√≠tica que centraba su dinamismo en la corrupci√≥n end√©mica de la pol√≠tica colombiana. Uribe enfrent√≥ una contienda electoral sin oponentes relevantes, su victoria fue contundente y el electorado estaba esperanzado en que su administraci√≥n marcar√° un precedente. La bandera discursiva de Uribe se basaba, a todas luces, a un discurso guerrerista y de inversi√≥n en el sector social.

 

El electorado encontraba desacreditados al partido Liberal y al Conservador dado que hab√≠an salido a la luz esc√°ndalos de corrupci√≥n y las administraciones bajo los precitados partidos hab√≠an tenido relativos resultados frente al tema econ√≥mico, social y pol√≠tico. En 2002, la contienda electoral estuvo marcada por el partido que Uribe hab√≠a creado: Partido de la U. Al asumir la presidencia, el contexto que se encuadraba en el Ejecutivo era un alto n√ļmero de beligerantes pertenecientes a las FARC, ELN y paramilitares. La situaci√≥n econ√≥mica se sumerg√≠a en un √≠ndice negativo del PIB, un alto nivel de endeudamiento p√ļblico[6] y el narcotr√°fico era un problema principal de agenda. En resumen, el comportamiento neodecisionista de Uribe se forj√≥ por un respaldo de importantes dimensiones del electorado y por un discurso esperanzador de recuperaci√≥n del territorio nacional y de la inversi√≥n en el sector social y empresarial.

 

En concordancia a lo anterior, se puede afirmar que ambas presidencias estaban marcadas por variables símiles. Se puede percibir que en ambos países se instituyó un contexto de ingobernabilidad que antecedía a los respectivos presidente a continuación se presentaran algunas de las similitudes que no pueden llevar a conclusiones tempranas:

 

(1)  Tanto Uribe como Fujimori fueron antecedidos por presidentes que buscaban una salida del conflicto armado por la v√≠a de negociaci√≥n con los grupos insurgentes ‚ÄďGarc√≠a y Pastrana, respectivamente‚Äď y respeto a los derechos humanos. Sin embargo, en ambos casos esa soluci√≥n no funcion√≥ y potenci√≥ el discurso guerrerista de los subsiguientes l√≠deres.

(2)  Las elecciones de ambos presidentes se hicieron bajo un partido pol√≠tico de sus respectivas creaciones: Uribe con el Partido de la U y Fujimori con el Partido Cambio 90. De la misma manera, sus presidencias estuvieron precedidas por la desacreditaci√≥n y poca confiabilidad de los partidos tradicionales.

(3)  Ambos presidentes son percibidos como ‚Äúsalvadores‚ÄĚ por el electorado.

(4)  Ambos presidentes son bien percibidos por el electorado. Fujimori, seg√ļn Fair, los rasgos asi√°ticos le dieron una credibilidad de ser honesto y trabajador. Del mismo modo, a Uribe el hecho de ser ‚Äúpaisa‚ÄĚ[7] le otorg√≥, guardando las proporciones, una credibilidad an√°loga.

(5)  Ambos presidentes ten√≠an amplios estudios universitarios y maestr√≠as. Tal vez una diferencia es que Uribe si ten√≠a estudios dirigidos a la administraci√≥n y al trato de conflictos armados y Fujimori ten√≠a estudios avanzados en ciencias exactas y econ√≥micas.

(6)  Ambas constituciones prev√©n textualmente el uso exclusivo del decreto por parte del Ejecutivo.

En cuanto a las diferencias m√°s relevantes podemos destacar:

(1)  Fujimori no tenia, en principio, mayor√≠as en el congreso mientras que Uribe s√≠.

(2)  Cabe recalcar que el an√°lisis comparativo antecede diferencias circunstanciales constitucionales. Adem√°s los mecanismos de acci√≥n neodesicionista de Fujimori son diferentes a las de Uribe. A todas luces, √©ste √ļltimo no recurri√≥ a un autogolpe para implantar un nuevo orden pol√≠tico.

 

3. Las reformas estructurales y constitucionales: las privatizaciones de Colombia y Per√ļ

Esta sección tiene por objetivo explicar algunas de las acciones más importantes de ambas presidencias. Por un lado explicar la razón de las acciones contra deficitarias de ambas presidencias y seguidamente explicar los referendos constitucionales que dieron cabida a la reelección inmediata.

 

3.1 Reducción del gasto estatal y privatizaciones.

 

En ambas administraciones el problema deficitario fue relevante para el accionar político. Por un lado Uribe, accedió a la presidencia en un contexto donde el crecimiento del PIB era bajo Así las cosas, en 2001 tuvo un crecimiento de 2.2% y en 2002 de 2.5%[8], el desempleo era de aproximadamente del 18% [9] y la inflación en 1998 era del 16% en 1999 de 9.23% y en 2002 de 7.65%[10], que si bien no es tan alta, a largo plazo podría constituir una crisis macroeconómica de importantes dimensiones. A ello se le suma, un déficit fiscal que si bien no era muy alto, en comparación con el crecimiento del PIB era preocupante para el Ejecutivo. En este sentido, el déficit fiscal para 1999 era de -4.28%, en 2000 de -1,75% y en 2002 -2,43%[11].

 

Uribe ten√≠a un claro discurso neoliberal por lo tanto se centr√≥ en la privatizaci√≥n de empresas p√ļblicas con el fin de disminuir un creciente d√©ficit fiscal. Sin embargo, el d√©ficit no es atribuible a la ausencia del pago de la deuda externa ‚Äďcomo si sucedi√≥ en Fujimori‚Äď sino m√°s bien reprochable a una reforma tributaria sucedida en la administraci√≥n anterior y a la corrupci√≥n en la din√°mica pol√≠tica.

 

En concordancia a lo anterior, Uribe logr√≥ privatizar empresas p√ļblicas como Telecom, Inravisi√≥n, Caprecom y Cajanal. Del mismo modo, fusion√≥ varios ministerios con el fin de disminuir el gasto estatal. En este sentido, agrup√≥ el Ministerio de Justicia y de Gobierno en el Ministerio del Interior y de Justicia; y el Ministerio de Salud y de Trabajo en el Ministerio de Protecci√≥n Social. Finalmente, la fusi√≥n m√°s controvertida en t√©rminos de eficiencia fue el Ministerio de Medio Ambiente, Desarrollo y Vivienda provenientes de tres ministerios aut√≥nomos anteriores. De la misma manera, Uribe plante√≥ como abanderado econ√≥mico la atracci√≥n de inversiones directas en un ambiente estabilizado de la econ√≥mica y la pol√≠tica.

 

Por otro lado Fujimori compart√≠a un contexto problem√°tico macroecon√≥mico que si bien no es diferente al de Uribe, al menos si es m√°s profundizado. En este sentido, el contexto hiperinflacionario es reprochable a la ausencia del pago de la deuda externa y al respaldo en el mercado interno. Del mismo modo, el d√©ficit fiscal era profundo y las acciones privatizadoras no se hicieron esperar por parte de Fujimori. La mayor√≠a de privatizaciones como Petroperu, Electroperu, Entelperu y Sedapal (Fair, Ib√≠dem, p.108) se lograron a la luz del neoliberalismo y, seg√ļn Fair, recort√≥ el gasto del congreso[12] -con la unificaci√≥n del Congreso en una sola c√°mara tras el autogolpe en 1992- y en funci√≥n de decretos de emergencia, disminuyendo las barreras arancelarias y estimulando la inversi√≥n extranjera.

 

3.2 Referendo constitucional: La reelección inmediata.

 

El mayor logr√≥ de Uribe fue el referendo votado por la poblaci√≥n, en donde se institu√≠an una serie de reformas constitucionales. En este es imperativo recalcar la reelecci√≥n como un cambio sin precedentes en la historia colombiana. El referendo permit√≠a que el presidente fuera reelegido, el n√ļcleo duro del asunto es que no se establec√≠a en √©ste el n√ļmero de periodos consecutivos permitidos. A ello la Corte Constitucional, dicto sentencia en 2006 argumentando que es posible la reelecci√≥n por un s√≥lo periodo, dado que ello no cambiaba la esencia constitucional colombiana.

 

Por otro lado, Fujimori convocó a referendo para lograr cambios constitucionales de importantes dimensiones. Por un lado, el auto golpe de 1992, auspiciado por las Fuerzas Armadas peruanas permitió la disolución del Congreso y neutralizo el poder judicial. En este sentido en 1992, se declara el Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional, que permitió convocar a nuevas elecciones en el congreso dado, que Fujimori no tenia mayorías en el legislativo.

 

Lo anterior refiere a que tras las nuevas elecciones el nuevo Congreso queda en su mayoría a favor del partido Cambio 90 y se vuelve unicameral. De esta manera, la aprobación de una nueva Constitución en 1993, por medio del referendo, se hizo vigente. En este mismo referendo, se planteó la posibilidad de reelección inmediata de Fujimori. En 1995, gana por segunda vez las elecciones con un 64% de las votaciones. Para Fair es un claro ejemplo de un líder neodecisionista que implantó reformas constitucionales a través del referendo de 1993.

 

De lo anterior se puede intuir que ambos presidentes hicieron uso de referendos constitucionales para ser reelegidos. Sin embargo, en el caso colombiano el Poder Judicial tiene control frente a las iniciativas del Ejecutivo, mientras que en el caso peruano el Poder Judicial fue neutralizado tras el autogolpe de 1992. De la misma manera, se puede percibir que los congresos tienen un poder limitado y el Ejecutivo claramente es más fuerte. Lo anterior alude, además, a que en los dos periodos de Uribe siempre se contó con mayorías parlamentarias mientras que, en el caso peruano, sólo se conto con mayorías en la segunda mitad del primer periodo y la totalidad del segundo.

 

4. Neodecisionismo: Estados de Emergencia como manifestación contestataria de la crisis.

 

La siguiente sección tiene por propósito explicar los conceptos de neodecisionismo. Lo anterior, conducirá a explicar las características principales de ambos modelos teóricos. Seguidamente, se intentará explicar, a la luz de lo anterior, el accionar de Fujimori y Uribe, sus mecanismos y su liderazgo político tomando como base la relación existente entre el Congreso y el Ejecutivo; y entre éste y el Judicial.

 

4.1 Neodecisionismo político: la respuesta de los Estados de Excepción para mediar el conflicto armado interno, la crisis económica y la crisis socio-política.

 

Para entender el neodecisionismo es menester advertir qu√© es el mismo. En este sentido, el decisionismo es la manera en la que el Ejecutivo, en un contexto de emergencia, recurre a una serie de acciones para mantener el orden p√ļblico. El decisionismo, seg√ļn Baldioli y Leiras, tiene sus or√≠genes en el comportamiento de la dictadura ‚Äúcomisaria‚ÄĚ de la antigua Roma (Baldioli y, Leiras p.29, 2010). Sin embargo, quien desarrolla el concepto de decisi√≥n es el te√≥rico Schmitt, quien desarrolla sus argumentos alrededor de Donoso Cort√©s al describir que el accionar de la dictadura se circunscribe alrededor de la conservaci√≥n del orden p√ļblico (Ib√≠dem, p.30).

 

Schmitt argumenta que, en relaci√≥n a lo anterior, se busca conservar el orden institucional, la paz social y la idea de un sistema democr√°tico que evite los partidos anti-sistema, que al llegar al poder impongan un orden totalitario (Ib√≠dem, p.32). Siguiendo con la descripci√≥n de Baldioli y Leiras sobre los preceptos de Schmitt, se plantea que la pol√≠tica de la decisi√≥n surge en un contexto donde existe la presencia de un enemigo p√ļblico y se funda en la decisi√≥n y no en la deliberaci√≥n (Ib√≠dem, p.34). En este sentido, el decisionismo surge del inter√©s de un l√≠der carism√°tico y de la idea de un orden pol√≠tico que est√° por encima de un conjunto de reglas establecidas por un sistema determinado (Ib√≠dem.p.35).

 

En este sentido, Schmitt determina una serie de elementos que establecen a un l√≠der de corte decisionista. Estas caracter√≠sticas son: (1) el decisionismo pol√≠tico refiere a que en aquellos momentos de urgencia o excepci√≥n, prima la decisi√≥n por sobre la norma escrita. Se alude a este comportamiento, muchas de las acciones de l√≠deres de Am√©rica Latina para lidiar con las constantes crisis que se han presentado, sobretodo, a partir de los noventa y que hasta la actualidad son objeto de an√°lisis en la academia. (2) La soberan√≠a, hace referencia a la legitimizaci√≥n de la decisi√≥n, en otras palabras, es soberano quien decide cuales son las situaciones de excepci√≥n y (3) Naci√≥n, que se define como ‚Äúel pueblo (que) se transforma en una comunidad pol√≠tica organizada, (‚Ķ) ocupa y tiene soberan√≠a de un territorio f√≠sico determinado.‚ÄĚ[13]

 

Es claro que para intereses del presente documento, la diferencia entre decisionismo y neodecisionismo se convierte en una referencia obligatoria para atender el an√°lisis de Menem en Argentina, Fujimori en Per√ļ o de √Ālvaro Uribe en Colombia, entre otros. De esta manera, en el decisionismo, por un lado, se usan fuerzas del Estado para llevar a cabo un plan de gobernabilidad distinto al liberalismo y las teor√≠as racionalistas, que derivan de la econom√≠a. Por otro lado, el neodecisionismo intenta lograr con diferentes grados de alianzas y de un fuerte liderazgo, pol√≠ticas de acci√≥n con lineamientos neoliberales y de un discurso centrado en un punto focal (Ib√≠dem, p.43).

En concordancia a lo anterior, Baldioli y Leiras explican que en ambos modelos existen l√≠deres fuertes. No obstante, en el neodecisionismo se expone a un Estado disfuncional y de poca centralidad, su caracter√≠stica principal es que el Estado tiene directrices neoliberales de un ente reducido y con planes de gobierno focalizados (ib√≠dem, p.44). Esto refiere a un accionar antiestatista, donde las reglas del mercado son las dirigentes de un modelo estatal. En este mismo sentido, la decisi√≥n debe ce√Īir su ejercicio en tiempos de urgencia y excepcionalidad y, en base a ello, debe garantizar que la l√≥gica de mercado sea congruente con el funcionamiento de la sociedad (ib√≠dem, p.47).

 

En resumen, el neodecisionismo se basa en una fuerte personificaci√≥n de un l√≠der presidencial que ‚Äútratar√° de dividir y coaptar a la oposici√≥n pol√≠tica y a la sociedad, dominar el Poder Legislativo, y tener un Poder Judicial adicto o en su defecto neutralizado; con todo esto, el presidente tendr√° un poder omn√≠modo y monol√≠tico que lo acercar√° a la suma del poder p√ļblico‚ÄĚ[14]. De lo anterior, se puede afirmar que en tiempos de crisis y de urgencia el neodecisionismo es m√°s proclive a su aparici√≥n en la din√°mica pol√≠tica.

 

En base a lo anterior, es claro que existe una construcción del liderazgo en Uribe y Fujimori. Dado que, ambos tenían capacidades excepcionales discursivas y contaban con amplios mecanismos para hacer su plan de gobierno de manera eficiente. La ventaja que tuvo Uribe desde un principio, y que no tuvo Fujimori, es la consolidación mayoritaria en el Congreso. Este hecho es primordial dado que fue este hecho lo que incentivo, en cierta parte, el autogolpe en 1992 por parte de Fujimori.

 

4.2 La relación del Ejecutivo con el Legislativo

 

Por un lado, Uribe siempre mantuvo una relaci√≥n mayoritaria con el Congreso colombiano. Sin embargo, esto no alude a una mayor institucionalizaci√≥n en el accionar uribista. De hecho, durante los dos periodos de Uribe salieron a flote varios de los esc√°ndalos pol√≠ticos m√°s grandes de la historia colombiana. Por citar algunos ejemplos se pueden nombrar la para-pol√≠tica, la Yidis-Pol√≠tica o las ‚Äúchuzadas telef√≥nicas‚ÄĚ[15] demostraron que la din√°mica pol√≠tica permeaba deficiencias.

 

Las deficiencias planteadas en este sentido, se pueden establecer en función de los diversos escándalos de corrupción entre el Ejecutivo y el Legislativo. En este sentido, Las concesiones monetarias que otorgaba el Ejecutivo -en por ejemplo el escándalo de Yidis política[16]- para la aprobación de leyes o del referendo en el Congreso suprimían cualquier actividad constitucional vigente. Se implantaron altos rasgos de corrupción y fueron destituidos varios congresistas por tales hechos.

 

Otra variable es que si bien exist√≠an varios partidos con diferentes nombres dentro del Legislativo, todos velaban por los intereses del Ejecutivo. La oposici√≥n era coaptada, frente al electorado, por el discurso Uribista al catalogarlos como informantes y esp√≠as de las FARC[17]. A ello se le sumaba una fuerte divisi√≥n interna dentro de la oposici√≥n, que claramente no se le puede atribuir a Uribe. Del mismo modo, dentro del Congreso se encontraron evidencias de acercamientos parlamentarios con los paramilitares y que en su mayor√≠a pertenec√≠an al Partido de la U. En resumen, la relaci√≥n de Uribe con el Legislativo estuvo signada por mayor√≠as congruentes a los intereses del Partido de la U, aunque la mayor√≠a estuvo ce√Īida por varios esc√°ndalos de corrupci√≥n.

 

Lo anterior, demuestra una fuerte capacidad del Ejecutivo por concertar alianzas con otros partidos que no son tan distintos con el accionar uribista. De esta manera, se pude destacar, por ejemplo, el esc√°ndalo del presidente del Partido Conservador y al mismo tiempo congresista de la Naci√≥n Alirio Villamizar, quien recib√≠a grandes flujos de dinero provenientes de notarias y que eran fruto de su voto por el ‚Äús√≠‚ÄĚ en el referendo. En base a lo anterior, las concesiones uribistas se basaban en otorgar notarias a cambio de un apoyo en el Congreso[18].

 

En este sentido, se puede catalogar a Uribe como un líder neodecisionista dado que coaptó a la oposición con la desacreditación frente al electorado[19], evadió hábilmente las armas de la oposición (Colombet, Op.cit, 2010) , con un gran liderazgo al poder persuadir, independientemente de los medios, al Congreso para la reelección y su plan de gobierno abanderado por la Seguridad Democrática; y finalmente por que la mayoría de iniciativas legislativas eran implantadas, por el Ejecutivo, en la agenda del Congreso.

 

Por otro lado la relación de Fujimori con el Legislativo estuvo marcada por dos momentos que están lijados con el Autogolpe de 1992. En un principio la relación que tuvo Fujimori con el Legislativo fue conflictiva, entre otras razones, porque existían minorías pertenecientes al Partido Cambio 90. En este sentido, tuvo 14 de las 60 bancas disponibles y en la Cámara de Diputados solo obtuvo 32 de los 180 disponibles (Fair, Op.cit. p.98). Lo anterior, no permitió que el plan de gobernabilidad se llevara a cabo por procedimientos constitucionales.

 

Lo anterior, potencializó el accionar neodecisionista y emprendió su estrategia maestra del Autogolpe, cerro el Congreso y llamo a elecciones legislativas nuevamente. Esta nueva relación es caracterizada por el apoyo inminente de los congresistas en función del Ejecutivo. Este hecho justifica el nacimiento y aplicación de nuevos mecanismos constitucionales que otorgan grandes poderes a Fujimori y permite, como se advirtió anteriormente, revocar la Constitución anterior (Mathew Stone, 2008).

 

Fair argumenta que Fujimori recurrió a arrestar a varios líderes políticos de la oposición y limitó a la prensa. Del mismo modo, Mathew Stone arguye que Fujimori también interceptó llamadas de la oposición y de la sociedad civil. Lo anterior, alude a que Fujimori es un líder neodecisionista en la medida en que coaptó la oposición y a la sociedad, controló el legislativo en función de una atribución mayor del poder al Ejecutivo y actuó en base a decretos de emergencia.

En conclusión, ambos son líderes neodecisionistas en la medida en que ambos, guardando las proporciones, coaptaban a la oposición y controlaban, independientemente de los medios, al legislativo. Todo lo anterior, en función de un aumentó en el poder del Ejecutivo.

 

4.3 La relación del Ejecutivo con el Judicial.

 

Por un lado, en Uribe la relaci√≥n que tuvo con el Judicial fue conflictiva. Los medios tildaban estos enfrentamientos como ‚Äúel choque de trenes‚ÄĚ. Principalmente estuvo en desacuerdo por que la Corte Constitucional siempre implantaba trabas a las iniciativas del Ejecutivo. En primer lugar, el referendo de reelecci√≥n fue revisado, exhaustivamente, por su ‚Äúforma‚ÄĚ por parte del Judicial retasando el plan de gobierno y acci√≥n de Uribe. Sin embargo, el Poder Judicial s√≥lo cumpl√≠a con su funci√≥n de control.

 

Una vez declarado constitucional el referendo reeleccionista, se llamo a votaci√≥n por dicho referendo. Como se advirti√≥ anteriormente, el Referendo fue aprobado y nuevamente el Corte Constitucional cumpl√≠a con sus funciones revisando, exhaustivamente, la aplicaci√≥n del referendo y modificando la Carta Constitucional. En otra ocasi√≥n de imperativa referencia, Uribe intent√≥ su segunda reelecci√≥n en 2009 todo se acoplaba de acuerdo a la estrategia Uribista. No obstante, fue la Corte Constitucional quien limit√≥ nuevamente el n√ļmero de reelecciones en la Constituci√≥n. Ciertamente, la Corte jug√≥ un rol de importantes dimensiones al prohibir las bases militares estadounidenses en Colombia.

 

Por otro lado, Fujimori obtuvo un poco control vertical por parte del la rama judicial (Stone, op.cit, 2008). Dado que tras el autogolpe de 1992, seg√ļn Fair, neutraliz√≥ el accionar Judicial e implant√≥ una serie de amnist√≠as a los procesados por terrorismo salteando los procedimientos constitucionales de la rama judicial. Este liderazgo es muy parecido al de Menem en Argentina, como plantea Iazzetta, dado que fue un liderazgo vertical donde no hubo un control de horizontalidad, sin justicia ni ning√ļn mecanismo de control contra el Ejecutivo.

 

En conclusión se puede afirmar que Fujimori es neodecisionista en la medida en que este neutralizo al Judicial y no hubo mecanismos que frenaran su liderazgo mesiánico. Sin embargo, en el caso colombiano no es preciso afirmar que es neodecisionista a la luz de la coaptación del Poder Judicial, dado que el Judicial fue, tal vez, el principal órgano de control del Ejecutivo. En otras palabras, fue el Judicial el mayor opositor a las iniciativas del Ejecutivo, pero no por cuestiones de diferencias partidarias ni ideológicas sino por la doctrina constitucional que interpreta la Corte Constitucional.

 

5. Resultados del liderazgo Fujimori y Uribe

 

Esta sección tiene por objetivo explicar b los resultados de los liderazgos de Uribe y Fujimori frente a los grupos insurgentes y el narcotráfico, a la cuestión económica y finalmente plantear los resultados de gobernabilidad y las repercusiones institucionales de sus acciones en la democracia colombiana y peruana, respectivamente.

 

5.1 La lucha contra los grupos insurgentes y el narcotr√°fico: El accionar ejecutivo colombiano y peruano.

 

Ambos gobiernos tuvieron que luchar contra grupos insurgentes durante sus dos periodos presidenciales. Aunque esta tarea impuso mayor trabajo a Colombia dados los diversos actores que se involucran en el narcoterrorista. En Per√ļ hubo al menos un actor importante del terrorismo: el Sendero Luminoso.

 

Por un lado, Uribe tuvo como abanderado la Seguridad Democrática en la mayoría de sus discursos reprochaba la mayoría de problemas a las FARC, donde se argumentaba que la fuente de todos los problemas era el precitado grupo insurgente. Desde un principio, Uribe mantuvo relaciones muy cercanas con Estados Unidos, donde el Plan Colombia[20] jugó un rol importante contra las FARC, demás grupos beligerantes y contra el narcotráfico. En este sentido, la estrategia de Uribe era la inversión en entrenamiento militar terrestre y la compra de armamento contraguerrilla. Su objetivo claramente estaba dirigido a la recuperación de territorio nacional.

 

Por otro lado, Uribe tuvo la iniciativa de la Ley de Justicia y Paz, que tenía por objetivo desmovilizar a paramilitares (otro grupo insurgente de derecha). La desmovilización se hizo con relativo éxito y conjuntamente se llevó a cabo la reinserción a la sociedad por medio de planes educativos, trabajos y subsidios. Sin embargo, el éxito fue cortoplacista, en este aspecto, dado que, por un lado, muchos de los paramilitares desmovilizados fundaron nuevas células paramilitares y, por otro lado, se encontraron muchas disparidades en la aplicación y evaluación de la precitada Ley[21].

 

En cuanto a las FARC, √Ālvaro Uribe tuvo un rotundo existo dado que logr√≥ coaptar las acciones de varios de las cabecillas del grupo beligerante. Ejemplo de ello, fue la muerte de Ra√ļl Reyes, Secretario de las FARC, en una operaci√≥n a√©rea que contrajo serias complicaciones con la soberan√≠a ecuatoriana. Entre otros importantes eventos, se pueden nombrar que el gobierno de Uribe logr√≥ recuperar la libertad de varios secuestrados en manos de las FARC, o al menos los m√°s importantes en t√©rminos pol√≠ticos.[22] En resumen, si bien las FARC a√ļn existen, su accionar ya no es tan preponderante.

 

En Per√ļ, seg√ļn Fair, el dialogo fue la primer herramienta adoptada por Fujimori para afrontar a grupos insurgente. Sin embargo, su discurso cambio un accionar guerrerista. Bajo el gobierno de Fujimori se acaba el Sendero Luminoso al eliminar a Abimael Guzm√°n, cabecilla del antedicho grupo beligerante. En este sentido, el mecanismo de Fujimori fue netamente y principalmente la inversi√≥n en armamento militar y sus estrategias de guerra fueron de un car√°cter preponderante para la recuperaci√≥n del territorio nacional. En resumen, constituyo un √©xito rotundo frente a la lucha contrainsurgente.

 

Cabe recalcar, que este √©xito, en ambos casos, dio mayor legitimidad a los discursos neodecisionistas. Y ello se puede interpretar en el aumento de la popularidad y credibilidad del electorado con respecto a sus respectivos presidentes. Sin embargo los costos en violaci√≥n de derechos humanos fueron muy altos. En esta misma l√≠nea, hubo gran n√ļmero de violaciones de DDHH en los dos periodos consecutivos de Fujimori y Uribe.[23]

 

Por otro lado, el narcotráfico fue una lucha incesante de ambos presidentes pero el éxito fue relativo en cuanto a la erradicación de cultivos ilícitos de coca para ambas administraciones.

Fuente: Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, Policía Nacional-Dirección Antinarcóticos, y Dirección Nacional de Estupefacientes. Proyecto SIMCI - Procesamiento digital e interpretación de imágenes satelitales LANDSAT y SPOT.

 

En el anterior cuadro se puede divisar que en el periodo de Fujimori se disminuyo circunstancialmente los cultivos de coca. En ese momento Colombia experimentaba un incremento en los cultivos de Coca. El anexo N¬į 1 muestra el √©xito relativo del gobierno de Uribe al respecto[24].

 

5.2 Los resultados de gobernabilidad y las repercusiones institucionales del neodecisionismo.

 

Por un lado, En Uribe los resultados de gobernabilidad fueron congruentes tanto, con los intereses partidarios como con su plan de gobierno. Como se ha advertido anteriormente, el legislativo estaba coaptado por el Ejecutivo, el √ļnico mecanismo de control de la gobernabilidad de Uribe fue el Judicial. Por otro lado, los resultados de gobernabilidad se vieron evidenciados con el uso de decretos de emergencia en la primera mitad de su primer mandato, a partir del autogolpe de 1993, sus resultados de gobernabilidad eran congruentes con los intereses partidarios y del Ejecutivo. En este √ļltimo caso, no se alcanza divisar un control horizontal por parte del Judicial. Era en resumen, un l√≠der sin l√≠mites ni frenos.

 

Finalmente, el neodecisionismo puede llegar a ser analizados como un modelo, que sale a flote bajo circunstancias de urgencia y crisis. Adem√°s, ambas son llevadas a cabo por el Ejecutivo bajo la interacci√≥n partidaria con el Legislativo. De esta manera, se puede afirmar que, el neodecisionismo, plantea una discrecionalidad unilateral del presidencialismo y que el poder que le otorga al mismo es ampliamente mayor que el resto de la divisi√≥n tripartita del poder. Lo anterior alude al caso peruano dado que no hubo un control horizontal de ninguna de las tres ramas del poder p√ļblico. Uribe por otro lado el control judicial fue el mayor control del liderazgo neodecisionista de Uribe.

 

A largo plazo, como advierte Baldioli y Leiras, el neodecisionismo se puede convertir en una práctica endémica del Ejecutivo. Lo anterior puede ser analizado desde la perspectiva de Iturralde donde afirma que el uso recurrente de los Estados de Excepción contribuye a la crisis Estatal. (Iturralde, p.1. 2003)

 

Conclusiones

El presente documento denotó varias conclusiones a cerca de las dinámicas presidenciales de Uribe y Fujimori:

(1)  Ambas presidencias compart√≠an un contexto de violencia insurgente. Colombia con las FARC, ELN, grupos Paramilitares y narcotraficantes con ej√©rcitos privados. Per√ļ con el Sendero Luminoso y con el Movimiento T√ļpac Amaru.

(2)  Ambos presidentes compart√≠an un √°lgido contexto de problemas econ√≥micos. Por un lado, Colombia manten√≠a altos √≠ndices de inflaci√≥n, relativamente, altos; una crisis deficitaria producto de la reforma y la corrupci√≥n y una tasa alta de desempleo. Por otro lado, Per√ļ manten√≠a un alto grado de hiperinflaci√≥n, un d√©ficit fiscal reprochable a la crisis de la deuda externa y una alta tasa de desempleo.

(3)  Ambos presidentes acudieron a un discurso neoliberal para afrontar la crisis econ√≥mica, entre algunas de las acciones m√°s preponderantes se pueden ver las privatizaciones de empresas p√ļblicas con la finalidad de reducir el gasto p√ļblico y contrarrestar la crisis macroecon√≥mica.

(4)  Uribe y Fujimori acudieron a referendos para lograr cambios en la constituci√≥n. En este sentido, los dos Ejecutivos lograron modificar la Constituci√≥n para lograr la reelecci√≥n.

(5)  Ambos son considerados como lideres neodecisionistas, dadas las pr√°cticas neoliberales, la coaptaci√≥n a la oposici√≥n y el dominio del Legislativo con la finalidad de obtener m√°s poder en funci√≥n de un plan de gobernabilidad planteado por el Ejecutivo.

(6)  Tanto Uribe como Fujimori, acudieron a un discurso guerrerista contra las amenazas insurgentes y ambos tuvieron un √©xito representativo en la recuperaci√≥n del territorio nacional y la eliminaci√≥n de la total, o gran parte de los mismos.

(7)  En ambos pa√≠ses se logr√≥ un √©xito parcial frente a la erradicaci√≥n de los cultivos il√≠citos de la hoja de coca.

(8)  Ambos tuvieron resultados de gobernabilidad congruentes con los intereses del Ejecutivo.

(9)  Ambos gozaban de un fuerte respaldo del electorado y su popularidad, en repetidas ocasiones, fue muy alta. A pesar de las redundadas violaciones de derechos humanos.

(10)  En el gobierno de Uribe si hubo un control horizontal por parte del Judicial. En Fujimori, sin embargo, se coapt√≥ el accionar del Poder Judicial.

 

Con respecto a la hipótesis planteada se puede afirmar que fueron los fuertes liderazgos neodecisionistas de Uribe y Fujimori los causantes de que, a través de su plan de gobierno, su discurso neoliberal y la aplicación de referendos, se pudieran llegar a resultados semejantes en el plano económico, social y político. Sin embargo, los dos gobernaron bajo un contexto muy parecido lo cual potenció que, a través de medidas análogas, se llegará a resultados equivalentes.

 

Anexo N¬į1

 

Cultivos de coca por Departamento en Colombia 2002 - 2007

Departamento

Hectareas detectadas por a√Īo

2002

2003

2004

2005

2006

2007

%2006-2007

% del 2007

Nari√Īo

15131

17628

14154

13875

15606

20259

30

21

Putumayo

13725

7559

4386

8963

12254

14813

21

15

Meta

9222

12814

18740

17305

11063

10386

-6

11

Antioquia

3030

4273

5168

6414

6157

9926

61

10

Guaviare

27381

16163

9769

8658

9477

9299

-2

9

vichada

4910

3818

4692

7826

5523

7218

31

7

Caquet√°

8412

7230

6500

4988

4967

6318

27

6

Bolívar

2735

4470

3402

3670

2382

5632

136

6

Cauca

2120

1443

1266

2705

2104

4168

98

4

Arauca

2214

539

1552

1883

1306

2116

62

2

N. Santander

8041

4471

3055

844

488

1946

299

2

Córdoba

385

838

1536

3136

1216

1858

53

2

Santander

463

632

1124

981

866

1325

53

1

Chocó

0

453

323

1025

816

1080

32

1

Guainia

749

726

721

752

753

623

-17

0,6

Amazonas

784

625

783

897

692

541

-22

0,6

Valle del Cauca

111

37

45

28

281

453

61

0,5

Vaupés

1485

1157

1084

671

460

307

-33

0,3

Magdalena

644

484

706

213

271

278

0

0,3

Cundinamarca

57

57

71

56

120

131

9

0,1

La Guajira

354

275

556

329

166

87

-48

0,1

Boyac√°

118

594

359

342

441

79

-82

0,1

Caldas

0

54

358

189

461

56

-88

0

Total

102071

86340

80350

85750

77870

98899

27

 

Departamento afectados

21

23

23

23

23

23

 

 

Fuente: Gobierno de Colombia - Sistema Integrado de Monitoreo UNODC. Censo de cultivos de coca 1999, 2000, 2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006 y 2007

 

*Universidad Externado de Colombia. Carrera Gobierno y RRII

 

BIBLIOGRAFIA:

 

Libros y Artículos

Baldioli, Alberto ‚Äď Leiras, Santiago (2010) ‚ÄúDemocracia, estado de excepci√≥n y decisionismo pol√≠tico en Leiras, Santiago: En Leiras, Santiago (Comp.) ‚Äú Estado de excepci√≥n y democracia en Am√©rica Latina, Argentina, Brasil, Per√ļ y Venezuela en perspectiva comparada‚ÄĚ, Rosario, Argentina, Homo Sapiens Ediciones, 2010

 

Leiras, Santiago “Estados de excepción y democracia en America Latina. Rosario. Argentina, Homo Sapiens Ediciones, 2010.

 

Negretto, Gabriel ‚ÄúGobierna solo el presidente? Poderes de decreto y dise√Īo institucional en Brasil y Argentina‚ÄĚ, Revista Desarrollo Econ√≥mico, vol., 42, N¬ļ 167 (octubre. Diciembre 2002)

 

Fair, Hern√°n: ‚ÄúLa construcci√≥n y consolidaci√≥n del discurso neodecisionista de Fujimori en Per√ļ (1990-1995)‚ÄĚ Rosario. Homo Sapiens Ediciones. (P.81-130)

 

www.

 

Aguilar, Giovanna y Rend√≥n, Silvio: ‚ÄúDe Fujimori a Toledo: de las Privatizaciones a los Bonos‚ÄĚ V√©ase en: http://palestra.pucp.edu.pe/portal/pdf/209.pdf.

 

Colombet, Thomas: ‚ÄúLos desaf√≠os de la Colombia de Uribe: una perspectiva hist√≥rica desde la violencia‚ÄĚ, v√©ase en: http://www.revcienciapolitica.com.ar/num9art11.php. (2010)

 

Colmenares, Julio Silva: ‚ÄúColombia: crisis del crecimiento econ√≥mico‚ÄĚ, v√©ase http://www.fuac.edu.co/revista/I/I/dos.pdf.

 

DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística. Véase en: www.dane.gov.co.

 

DNE, Dirección Nacional de Estupefacientes. Véase en: http://www.dne.gov.co.

 

Escuela Colombiana de Carreras Industriales: ‚ÄúAN√ĀLISIS DEL D√ČFICIT FISCAL EN COLOMBIA DURANTE EL GOBIERNO DE √ĀLVARO URIBE V√ČLEZ‚ÄĚ. V√©ase: http://www.mundodescargas.
com/apuntes-trabajos/economia _empresa/decargar_analisis-economico-del-gobierno-de-uribe.pdf
.

 

Iturralde, Manuel. ‚ÄúGuerra y Derecho en Colombia: el desicionismo pol√≠tico y los Estados de Excepci√≥n como respuesta a la crisis democracia‚ÄĚ. 2003, Revista de Estudios Sociales No 15. Pp.29-46.

 

Lora, Eduardo: “Perspectivas del desarrollo económicas colombiano:

Los retos del gobierno de √Ālvaro Uribe V√©lez‚ÄĚ V√©ase en: http://www.ideaspaz.org/
eventos/download/eduardo_lora.pdf
.

 

Mor√°n, Daniel y Aguirre, Mar√≠a: ‚ÄúLegu√≠a y Fujimori: Entre la democracia y el autoritarismo en el Per√ļ del siglo XX‚ÄĚ, v√©ase en: http://www.monografias.com/trabajos-pdf4/leguia-fujimori-
democracia-autoritarismo-peru/leguia-fujimori-democracia-autoritarismo-peru.shtml
.

 

Moscoso de la Cuba, Pablo: ‚ÄúEl empleo estadounidense de bases militares en Colombia‚ÄĚ V√©ase en: http://idei.pucp.edu.pe/docs/ng_3_23_moscoso.pdf.

 

Stone, Matthew: ‚ÄúMercados libres, neopopulismo y asimetr√≠as democr√°ticas: La pol√≠tica de las reformas neoliberales en el Per√ļ de Fujimori y la Argentina de Menem‚ÄĚ, v√©ase en: http://www.revcienciapolitica.
com.ar/num3art5.php
.2008

 

Vargas Vel√°squez, Alejo: ‚ÄúEl gobierno de √Ālvaro Uribe: proyecto y resultados‚ÄĚ, V√©ase en: http://www.nuso.org/upload/articulos/3210_1.pdf

 

Wiesner, Eduardo: ‚ÄúEl origen pol√≠tico del d√©ficit fiscal en Colombia: El contexto internacional 20 a√Īos despu√©s‚ÄĚ, v√©ase: http://www.dnp.gov.co/PortalWeb/Portals/0/archivos/documentos
/DEE/Archivos_Economia/251.pdf
.

 

 



[1] N.A. ver Alberto Baldioli y Santiago Leiras. Argentina en la d√©cada de la decisi√≥n pol√≠tica. El liderazgo neodecisionista de Carlos Sa√ļl Menem.

[2] N.A. Para más información ver trabajo de Baldioli y Leiras, 2010.

[3] N.A. Para más información ver trabajo de Colombet 2010.

[4]N.A. Para más información ver trabajo de Julio Silva Colmenares 2003.

[5] N.A. para más información ver Hernán Fair p 87-91. 2010.

[6] N.A. Para más información ver el trabajo de la Escuela Colombiana de Carreras Industriales.

[7] N.A. ‚Äúpaisa‚ÄĚ es un regionalismo colombiano otorgado a aquellas personas nacidas en la parte sur occidental del pa√≠s.

[8] N.A. Para más información ver. Estadísticas del DANE.

[9] N.A. Para más información ver. Ibídem.

[10] N.A. Para más información ver. Ibídem.

[11] N.A. Para más información ver. Wiesner, Eduardo (2004)

[12] N.A. Uribe tenia est√° iniciativa con el congreso colombiano. Sin embargo, su iniciativa fracaso. Ver. Alejo Vargas Vel√°squez.

[13] Baldioli y Leiras, ibídem. P. 35, 2010.

[14] Baldioli y Leiras, ibídem. P. 47, 2010.

[15] N.A. T√©rmino usado por los medios colombianos para hacer referencia al supuesto espionaje telef√≥nico por parte de organismos de inteligencia colombiano a algunos funcionarios p√ļblicos.

[16] Yidis Medina fue congresista en el periodo de Uribe, y pertenec√≠a a la comisi√≥n primera constitucional donde se debat√≠a la reelecci√≥n de Uribe. y confes√≥ haber negociado su voto a cambio de algunas concesiones notariales. En la actualidad se encuentra presa, pues la Fiscal√≠a encontr√≥ que su testimonio era verdadero. Otros congresistas involucrados en este hecho fueron: Sabas Pretelt de la Vega Embajador en Italia, Diego Palacio Betancourt Ministro de Protecci√≥n social, Alberto Vel√°squez Secretario General de la presidencia de Uribe. Entre otros. Sin embargo, Uribe frente a estas acusaciones dijo: ‚ÄúEl Estado Nacional persuade, no compra conciencias‚ÄĚ.

[17] La presidencia uribista estuvo signada, en repetidas ocasiones, por un conflicto con el Polo Alternativo Democr√°tico.

[18] Ver. Escándalo de Yidis Política.

[19] Sin embargo, lo que parece interesante en el análisis es que Uribe nunca perdió apoyo del electorado a pesar de los constantes escándalos de corrupción en su partido o en sus alianzas estratégicas -el partido liberal y conservador entre otros- De hecho, pudo haber sido candidato para un tercer periodo pero la Corte Constitucional declaró, en 2009, inexequible tal situación.

 

[20] N.A.Para más información ver: Colombet, Op.cit. 2008.

[21] N.A.Ver. Informe General para Colombia de las Naciones Unidas. Observaciones Finales del Comité de Derechos Humanos para Colombia. Fecha: 12 a 30 de junio de 2010, Ginebra.

[22] N.A. Ej. Ingrid Betancourt, varios generales y altos mandos de las Fuerzas Armadas de Colombia y algunos Alcaldes y diputados. Sin embargo, existen varios secuestrados que llevan m√°s de 20 a√Īos en cautiverio.

[23] N.A. ver Sentencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al respecto.

[24] N.A. Para más información al respecto ver Estadísticas del Departamento Nacional de Estupefacientes. Colombia.